¿Cómo se celebra la Navidad en otros países?

¿Cómo se celebra la Navidad en otros países?

Troles, brujas, lentejas o faroles gigantes son algunas de las tradiciones navideñas en otros lugares del mundo.
24 diciembre, 2018
La Mirada Común
  • Cultura

¿Cómo se celebra la Navidad en otros países?

La Mirada Común
Compartir

Aunque nos separan los kilómetros, millones de familias compartimos la misma ilusión de celebrar la Navidad. Algunos se besan bajo el muérdago, otros hacen ofrendas a diosas del mar y otros cambian a santa Claus por troles.

Islandia: troles que traen patatas

Tienen su propia versión de Santa Claus, que se trata de los 13 Yules (troles de Navidad). Estos seres bajan de la montaña por Navidad y dejan regalos a los niños si han sido buenos, pero en el caso de haber sido malos les dejarán una triste patata para recordarles que tienen que portarse mejor.

Cada uno de ellos tiene un nombre distinto: Pottaskefill (el rascaollas), Þvörusleikir (el chupacucharas),  Bjúgnakrækir (el robasalchichas) o Askasleikir (el chupaplatos).

Brasil: ofrendas a la Diosa de los Mares

En Nochevieja en Copacabana las sacerdotisas africanas (conocidas como filhas do santo) preparan un ritual de ofrenda iluminado con velas. Cargan en pequeños barcos regalos y flores y los lanzan al mar Si la marea se los lleva, la Diosa de los Mares (Yemanjá) bendice el año entrante a todos los habitantes de la ciudad.

Italia: En vez de Reyes Magos, brujas que traen dulces

En la noche del 5 al 6 de enero los niños italianos no esperan a los Reyes Magos sino a Befana. Se trata de una bruja montada en una escoba que visita las casas de los niños para dejarles caramelos y dulces si han sido bueno y carbón si han sido malos.

Tiene aspecto de anciana con cabello gris y va mal vestida. Desciende por las chimeneas de las casas y por eso muchas veces aparece cubierta de hollín. Dicen que no le gusta ser vista, por lo que si un niño la espía se llevara un buen golpe agenciado por la escoba.

Además es tradición disfrutar de un plato bastante sencillo y típico para cenar en Nochevieja: las lentejas.

Bruja Befana. Foto: wikipedia
Bruja Befana. Foto: wikipedia

Australia: celebrar la Navidad en bañador

Situándose en el hemisferio sur estas fiestas se celebran en pleno verano coincidiendo además con el inicio de las vacaciones de verano escolares. Uno de los eventos más importantes del 25 de diciembre es el espectáculo de fuegos artificiales en el Puente del Puerto, donde más de 40.000 personas se reúnen para disfrutar de la velada.

Allí obvian las copiosas y elaboradas cenas y comidas navideñas, y la mayoría de los australianos prefieren hacer una BBQ de mariscos en la playa o un picnic. Pero hay algo imprescindible que es el postre: una Pavlova, un pastel de merengue cubierto de crema batida y fruta.

Japón: Pollo frito el 23 de diciembre

Pese a que Japón sea un país mayoritariamente budista, los medios de comunicación occidentales han influenciado que han adaptado algunas de las tradiciones y creado algunas bastante pintorescas, como por ejemplo comer pollo frito casa 23 de diciembre.

Todo surge en los años 70 a raíz de una campaña publicitaria de la famosa marca Kentucky Fried Chicken, que creo el eslogan “Kentucky por Navidad”. Fue tan mediático que aunque no fuera el día concreto de Navidad adoptaron esa tradición durante décadas.

KFC Japón. Foto: whologwhy
KFC Japón. Foto: whologwhy

Filipinas: Farolillos gigantes

Todos los años el sábado previo a Nochebuena se celebra el Festival de los Farolillos Gigantes en la capital de las Navidades de Filipinas, San Fernando, en el que más de once pueblos participan en él y compiten por ver quién construye el farol más grande y bonito.

Hoy día los farolillos llegan a medir 6 metros de altura y están construidos con todo tipo de material, iluminados con cientos de luces de colores. Antiguamente estaban hechos de papel hapon y media menos de medio metro de diámetro.


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad