La isla donde se dividió Cataluña, se despidió Velázquez y que cambia de país cada 6 meses
Invitado

La isla donde se dividió Cataluña, se despidió Velázquez y que cambia de país cada 6 meses

En la Isla de los Faisanes, de apenas 2000 metros cuadrados, se firmó el tratado que entregaba el Rosellón a Francia y que acabó provocando que en España reinasen los Borbones.
7 noviembre, 2018
La Mirada Común
Foto: Wikimedia.
  • Curiosidades

La isla donde se dividió Cataluña, se despidió Velázquez y que cambia de país cada 6 meses

La Mirada Común
Compartir

La Isla de los Faisanes está en mitad del río Bidasoa, en la provincia de Guipuzcoa, justo en la frontera con Francia, y cada seis meses cambia de país. De febrero a julio es española y la gestiona el Ayuntamiento de Irún -podar los árboles y tenerla limpia- y el resto, francesa. Es el lugar donde se firmó la pérdida de la Cataluña francesa -que hasta entonces era parte de Cataluña y ya- y que provocó el matrimonio por el que España pasó de ser reinada por los Austrias a los Borbones. De hecho, fue el lugar donde contrajo la enfermedad que le provocó la muerte el mismísimo Diego de Velázquez.

En esta isla de apenas 2000 metros cuadrados -menos de un tercio del Bernabéu- se reunieron el 7 de noviembre de 1659, tal día como hoy, las cortes francesa y española para firmar el Tratado de los Pirineos. Con este acuerdo se ponía fin a la Guerra de los Treinta Años -en la que muere el capitán Alatriste-, al menos en el sur de Europa, porque este conflicto dejaría Juego de Tronos en una cosa tierna.

Una firmita de nada que tendría consecuencias decisivas para la Historia de España en general y la de Cataluña en particular. Para empezar porque el Rosellón o ‘Cataluña francesa’ cambió de manos para integrarse en el país vecino, y si te he visto no me acuerdo. La región perdió todas sus leyes propias, hoy se conoce como Pirineos Orientales y su única lengua oficial es el francés.

Pero es que además una cláusula del acuerdo era que el joven rey de Francia, Luis XIV, tomaba como esposa a María Teresa de Austria, hija del anciano Felipe IV de España. Cuando el hermano de María Teresa e hijo de Felipe, Carlos II ‘El Hechizado’, muriese sin dejar descendencia, sería un nieto de este matrimonio de conveniencia, Felipe de Anjou, el que heredase el trono de España, cambiando la Familia Real de los Austrias a los Borbones.

La entrevista de Luis XIV y Felipe IV en la isla de los Faisanes, de Jacques Laumosnier (1660).

No entremos en detalles, pero se convertiría en Felipe V tras 14 años de Guerra Civil, y como los territorios del todavía existente Reino de Aragón habían apoyado a su rival Carlos de Austria, decidió dejarlos sin leyes propias. La derrota de la ciudad de Barcelona a manos de Felipe un 11 de septiembre es lo que se conmemora cada año en la Diada, fiesta nacional catalana.

Pero hay más: la isla de los Faisanes vivió la última aparición pública de don Diego Rodríguez de Silva y Velázquez, más conocido por su segundo apellido y al que desde hace un tiempo todos preguntamos si nos ve guapas. Aquí hay que aclarar que aunque lo conozcamos como pintor, el trabajo de Velázquez era el de aposentador real, una especie de jefe de protocolo.

Cuando unos meses después del Tratado, ya en 1660, el rey Felipe IV llevó a su hija a la Isla de los Faisanes a encontrarse con su futuro marido, Velázquez acompañó a la familia real, preparó su alojamiento y decoró el pabellón en el que se celebró el encuentro. Ya con 60 años, que para el siglo XVII no estaba mal, el viaje lo dejó exhausto, contrajo la viruela y en pocas semanas murió.

La Isla de los Faisanes es condominio desde 1856 y el turno de seis meses se estableció para impedir peleas entre pescadores de ambas riberas del río Bidasoa. Lo más emocionante que puede ocurrirle en la actualidad, tristemente, es ser protagonista del cambio climático, porque si nadie lo impide la subida del nivel del mar se la acabará tragando.


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad