Las historias de amor entre señoras victorianas que triunfan en Twitter

Las historias de amor entre señoras victorianas que triunfan en Twitter

Cristina Domenech es la autora de hilos virales que rescatan la desconocida historia de señoritas de la alta sociedad que tuvieron relaciones lésbicas en la época victoriana
27 enero, 2019
María De Castro
  • Cultura

Las historias de amor entre señoras victorianas que triunfan en Twitter

María De Castro
Compartir

Es inevitable. Cuando pensamos en la época victoriana, las primeras imágenes que se nos vienen a la cabeza a la mayoría son las de mujeres encorsetadas – literal y metafóricamente hablando-, que tomaban el té en tazas de fina porcelana mientras anhelaban la llegada de un amado que las arrancase de su monotonía. Décadas de películas de Hollywood y novelas románticas han calado en el imaginario colectivo y jamás pensaríamos que en esa época de puritanismo existían mujeres de la alta sociedad que vivían juntas como pareja, otras que atesoraban el vello púbico de sus conquistas femeninas en colgantes e incluso institutrices que compartían más que palabras bajo las sábanas de los internados para muchachas de buenas familias.

La explicación a este desconocimiento es sencilla. Tal y como dice el tópico, la Historia la escriben los vencedores. Y, tradicionalmente, las mujeres siempre han quedado relegadas a los márgenes de los libros de texto y de la Historia oficial. No hablemos ya de aquéllas homosexuales. Mientras que a todos nos vienen a la cabeza nombres como el de Sócrates, Oscar Wilde o Federico García Lorca, es mucho más complicado encontrar figuras célebres femeninas a las que se les conocieran relaciones sentimentales con gente de su mismo sexo.

Rescatar historias olvidadas

Cristina Domenech, una doctoranda en literatura y apasionada de la Historia, es consciente de que esta invisibilización histórica ha pesado sobre las mujeres homosexuales. Pero también de que -cogiendo polvo entre las páginas de viejos diarios y tomos históricos- se esconden apasionantes historias de amor entre mujeres valientes que se atrevieron a desafiar las convenciones sociales de su época. “Para mi siempre ha sido un hobbie leer cosas sobre la historia de mujeres lesbianas y bisexuales”, cuenta esta malagueña de 31 años fascinada con la época victoriana.

Hace unos meses Cristina escribió -sin ningún tipo de pretensión- un hilo de Twitter contando la historia de Miss Pirie y Miss Woods, dos directoras de un internado escocés para señoritas que a comienzos del siglo XIX fueron acusadas de tener sexo lésbico anal. Sus prácticas fueron descubiertas cuando las niñas del colegio -que compartían habitación con ellas- las escucharon “mover la cama mientras respiraban muy fuerte”.

SCOTCH VERDICT Miss Pirie and Miss Woods v. Dame Cumming Gordon
SCOTCH VERDICT Miss Pirie and Miss Woods v. Dame Cumming Gordon

10.000 seguidores en dos días

Finalmente las mujeres fueron absueltas en un rocambolesco juicio, tal y como cuenta Cristina en el hilo, que en apenas unas horas superó los 5.000 retuits. “En dos días tenía 10.000 seguidores, cuando antes tenía 200”, recuerda divertida. El éxito de la iniciativa fue tal que empezó una serie de hilos llamada “señoras que se empotraron hace mucho” en los que combina el rigor histórico y el tono humorístico para sacar la Historia de las estanterías y difundirla de manera masiva a través de internet. Paradójicamente, en sus hilos las nuevas tecnologías funcionan como trampolín para difundir contenidos históricos -como ya sucediera en vídeos virales como el ‘trap de las Meninas’- y logran que anécdotas hasta ahora reducidas a ámbitos académicos muy especializados enganchen a miles de personas.

Tal y como defiende Cristina, la gran acogida que tuvo el proyecto dinamita la errónea creencia popular de que la Historia es un fósil que no interesa a la gente. “Como estudiante de literatura, creo firmemente que al final del día la gente quiere que le cuenten historias. Y si les cuentas una buena historia la van a leer. Algunos de mis hilos de Twitter rozan las 3.000 palabras, que es la extensión que tiene un artículo académico. Y la gente se lo lee a gusto. En contra de lo que se cree, la gente sí que quiere aprender, pero quieren que se lo cuentes de una manera distinta, más cercana”, reflexiona.

Amistad romántica entre mujeres

Y así, empleando un lenguaje que huye del academicismo enrevesado, Cristina ha ido desmenuzando historias de pasión amorosa entre mujeres. Empezó con algunas ubicadas en la época victoriana, porque “durante los siglos XVIII y XIX existía el concepto de amistad romántica entre mujeres. Durante esa época las mujeres estaban relegadas al ámbito doméstico y era normal que, exceptuando a sus familiares, pasaran los primeros 20 años de su vida rodeadas prácticamente de otras mujeres. Cosas como ir de la mano, darse besos o regalarse cosas, que podrían significar un cortejo si lo hacía un hombre, estaban a la orden del día entre mujeres”. Un territorio inestable que daba pie a las ambigüedades y en el que resulta complicado trazar la frontera entre amistad y amor, lo que permitió que muchas señoras vivieran sus historias de amor sin levantar sospechas.

Pero poco a poco, Cristina fue ampliando el marco temporal de sus historias para visibilizar a otras mujeres que se amaron sin complejos a comienzos del siglo XX. Es el caso de Natalie Clifford Barney, una poeta estadounidense que organizó en su casa de París tertulias que reunían a “jovencitas, embriagadas por la literatura y el champán, bailando unas en brazos de otras”, tal y como dejó patente el escritor Matthew Josephson. Esta poeta, precursora del concepto actual del poliamor, tuvo varias relaciones simultáneas y llegó a enviarse a sí misma en una caja llena de lirios para seducir a la poetisa Renée Vivien. Los hilos de Cristina también arrojan luz sobre figuras como la de Frieda Belinfante, una holandesa que tuvo un papel clave en la Resistencia contra el nazismo en los Países Bajos.


Entrevista a Cristina Domenech por Van Fun Fun 

Hasta ahora, Cristina ya he elaborado 25 hilos de Twitter que sintetizan horas y horas de trabajo buceando entre tomos en la biblioteca y algunos archivos que no han sido traducidos al español más allá de sus hilos. Su esfuerzo se ha visto compensado y pronto publicará un libro inspirado en las historias con las que ha logrado empapar de curiosidad histórica a miles de personas. Algo que nunca habría imaginado cuando consumía sus horas escribiendo novelas románticas por encargo para poder costearse los estudios.

En poco tiempo ha pasado de “mancharse el karma” reproduciendo estereotipos de amor romántico heterosexual a romper los tópicos y situar en el mapa a aquellos referentes históricos que tanto necesitaban las mujeres lesbianas y bisexuales. “Es muy importante tener estas referencias, no solo a nivel de las personas LGBT, sino a nivel sociedad, porque eso naturaliza muchísimo”, reflexiona la autora de un formato narrativo que ya cuenta con miles de adeptos en nuestro país.


Compartir

Una respuesta a “Las historias de amor entre señoras victorianas que triunfan en Twitter”

Tu mirada COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad