Lo que no sabías del escritor y novelista Charles Dickens

Lo que no sabías del escritor y novelista Charles Dickens

Son muchas las curiosidades que rodean la vida y obra de uno de los grandes precursores de los derechos de autor.
7 febrero, 2019
Laura M. Coronel
  • Cultura

Lo que no sabías del escritor y novelista Charles Dickens

Laura M. Coronel
Compartir

Hoy se cumplen 207 años del nacimiento del escritor y novelista inglés Charles Dickens. Todos sabemos que es el creador de ‘Oliver Twist’ o ‘A Christmas Caro’, todo en torno a una crítica social mediante la ironía. Sin embargo, hay muchas curiosidades alrededor de este personajes y sus obras que son desconocidas por los lectores.

Su infancia

Dickens tuvo una dura infancia. Nació sumido en la pobreza y tuvo un padre problemático que derrochaba el dinero, hasta el punto de ingresar en prisión por impagos. No pudo acceder a la escuela hasta los 9 años (hecho que posteriormente le reprocharían sus críticos, al considerar su formación en exceso autodidacta).  A los 12 años consideraron que ya era suficientemente adulto para trabajar por lo que comenzó en una fábrica de betún con jornadas diarias de diez horas.

Todas estas vivencias le marcaron en su vida como escritor, denunciando las condiciones con las que sobrevivían las clases proletarias o representando a niños desvalidos con una existencia complicada.

“Yo no recibía ningún consejo, ningún apoyo, ningún estímulo, ningún consuelo, ninguna asistencia de ningún tipo, de nadie que me pudiera recordar. ¡Cuánto deseaba ir al cielo!”

Fundador de un hogar para mujeres marginadas 

Debido a esos orígenes humildes, desarrolló una gran empatía por los más desfavorecidos: se declaró en contra de la pena de muerte, rechazó la esclavitud en Estados Unidos e incluso creó un hogar para mujeres marginadas.

En aquel entonces las mujeres vivían en una sociedad totalmente patrialcal, por lo que tenían muy pocos derechos. Eran pocas las opciones para mantener a sus familias y muchas caían en la prostitución para ganarse el pan. Por ello el escritor fundó “Urania House”,  una casa en la que las mujeres podían aprender a leer y escribir. Él visitaba asilos de pobres y prisiones para buscar candidatas para entrar en su “escuela”, llegándolas a entrevistar. Más de 100 mujeres pasaron por allí con el fin de encontrar un mejor empleo.

El gran precursor de los derechos de autor

Una de las mayores luches que tuvo Dickens fue en defensa de los derechos de autor y la falta de leyes para la propiedad intelectual. Él era consciente de que en cuanto sus obras llegaban América, eran reimpresas en ediciones baratas sin que él recibiese nada más allá de una carta de agradecimiento. Se “pirateaban” obras de muchos autores con suma facilidad y los editores cometían abusos sobre los autores, por lo que fue un gran impulsor de estos derechos aunque esto le conllevase a enemistarse con un gran número de personas.

Thomas Noon Talfourd. Foto: Wikipedia.
Thomas Noon Talfourd. Foto: Wikipedia.

En una cena en en Hartford a la que asistieron muchas personas de renombre del mundillo, les insistió en que “sólo podría florecer cuando los editores fueran obligados por ley a pagar a todos los escritores lo que les correspondía en lugar de publicar las obras de cualquier autor extranjero gratis”. Que el invitado de honor les criticara de piratas no le hizo mucha gracias ni a los seguidores del autor ni a la prensa. Además todos estos dueños de editoriales formaban un fuerte grupo opositor de la legislación de copyright que además contaba con el apoyo de otros escritores como Washington Irving.

Sus esfuerzos no fueron en vano, y gracias a su abogado y escritor Thomas Noon Talfourd enviaron a prisión a los dueños de la editorial Parley cuando hicieron una “versión” de ‘Cuento de Navidad’ cambiando sutil y levemente el título.

Nada de estatuas

El 9 de junio de 1870, a los 58 años y debido a un derrame cerebral, el escritor y novelista falleció. Algo que dejó muy claro en su testamento fue que no quería ningún monumento en su honor. Textualmente expuso: “Pido a mis amigos que en ningún caso me hagan objeto de ningún monumento, ni conmemorativo ni testimonial. Me gustaría que el recuerdo de mi país descanse sobre los trabajos publicados”.

Estados Unidos fue la primera en saltarse este deseo,  construyéndole una estatua en Sidney y Philadelphia. Y en 2014 decidieron inaugurar una nueva estatua del autor en su ciudad natal, Portsmouth, hecho que causó mucha controversia. Por un lado muchas personas defendían su deseo y se opusieron a este monumento alegando que no tenía sentido ir en contra de sus deseos expresos, mientras que otros se reafirmaban en que él no podía prever la importancia que alcanzaría siglos después.

Estatua de Charles Dickens en Portsmouth. Foto: geograph.org
Estatua de Charles Dickens en Portsmouth. Foto: geograph.org

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad