La UMD, los militares que se opusieron a Franco
Invitado

La UMD, los militares que se opusieron a Franco

El Congreso aprobó una moción para conceder la Cruz del Mérito Militar a Julio Busquets, fundador de la Unión Militar Democrática, opositora al Franquismo en los 70.
4 noviembre, 2018
Jose A. Cano
  • Memoria Histórica

La UMD, los militares que se opusieron a Franco

Jose A. Cano
Compartir

La Unión Militar Democrática (UMD) fue una organización clandestina del Ejército en los últimos años del Franquismo que tardó más de 35 años en ser reconocida. Condenados por la Dictadura, sus miembros fueron apartados del Ejército no fue hasta el Gobierno de Zapatero que se les concedió la Cruz del Mérito Militar.  Hace diez días la comisión de defensa del Congreso de los Diputados aprobaba una nueva condecoración para uno de sus fundadores, nunca reconocido, Julio Busquets.

Julio Busquets fue el ideólogo principal junto a Luis Otero -fallecido a comienzos de este 2018-. Busquets fue profesor en la Universidad de Barcelona y, tras abandonar el Ejército en 1977, diputado del PSC durante la década de los 80. Murió en 2001. El reconocimiento le llega más tarde porque no fue uno de los 11 miembros de la UMD procesados por la Dictadura y a los que nunca se les restituyó su carrera militar. Es a estos a los que reconoció el Ministerio de Defensa en 2010.

Pero, ¿quiénes fueron los miembros de la UMD y cuál es su importancia? El historiador militar Fidel Gómez, autor de una tésis doctoral sobre la organización y que participó en la redacción de los homenajes en 2010, nos explica que fueron sobre todo “una deuda” de la Transición. La Ley de Amnistía de 1977 hacía borrón y cuenta nueva con todos los delitos ideológicos perseguidos por la Dictadura. Incluyendo también los posibles crímenes del propio Franquismo, que mantiene impune a figura como ‘Billy el Niño’. Para todo el mundo: polícias, políticos, profesores universitarios… excepto los militares de la UMD.

La UMD se creó en 1974 tomando ejemplo de la Revolución de los Claveles de Portugal, en la que militares de rango derribaron lo que quedaba de la Dictadura de Salazar. La UMD la fundaban 3 comandantes y 9 capitanes, sin capacidad ni intención un golpe como el portugués: “En vez de un pronunciamiento activo debíamos ensayar un pronunciamiento negativo: Mojar la pólvora de aquel ejército azul”.

Entre sus peticiones estaba la llegada de la Democracia, el fin de los juicios militares a opositores civiles, el fin de los presos de conciencia… Con menos de un año de existencia y apenas mes y medio antes de la muerte de Franco, 11 de ellos fueron detenidos y procesados. En 1976, en plena Transición, fueron condenados a penas de cárcel. La Ley de Amnistía los sacó de prisión pero no les devolvió sus puestos, y otros, como Busquets, habían abandonado el Ejército voluntariamente. En 1987 el PSOE los devolvió al Ejército, pero sin destino y en la reserva, es decir, sin carrera a la que regresar.

Fidel Gómez recuerda que el que fuese ministro de Defensa con Adolfo Suárez, Manuel Gutiérrez Mellado, llegó a “amenazar con dimitir” si se incluía en la Ley de Amnistía a los 11 procesados de la UMD o ‘úmedos’. “Fueron un precio a pagar por la tranquilidad del Ejército en la Transición”. La misma organización, para dejar claro que no tenía intereses partidistas, se había disuelto tras las elecciones de 1977. Pero no fue hasta 2010 que, ya con Carme Chacón de ministra de Defensa, se les concedió reconocimiento oficial.

“La UMD nos recuerda la tradición democrática de nuestras Fuerzas Armadas”.

Julio Rodríguez, Jefe del Estado Mayo de la Defensa (JEMAD) en 2010 y actual secretario general de Podemos Madrid, comenta a LA MIRADA COMÚn que la discriminación de la UMD fue “un defecto de nuestro proceso de la Transición, pero nunca es tarde para reconocer a todos los que lucharon por la Democracia“. En su opinión “son procesos tan evidentes que deberían caer por su propio peso, y en nuestro caso hizo falta la valentía de la ministra Chacón”.

En 2018 han fallecido Luis Otero y Octavio Sotelo, y en diciembre de 2017 lo hizo Miguel Bouza. Los militares de la UMD nunca han perdido participación en el debate público a pesar de su relegación profesional previa a 2010.

El historiador Gómez entiende que la reivindicación de Busquets este 2018 se produce “tras un año negro en el que hemos perdido a algunos de los más veteranos miembros de la UMD” y “por la necesidad de defender la tradición democrática de nuestras Fuerzas Armadas”. En la Transición se evitó “porque era tabú” y ahora “ha quedado como asignatura pendiente”. Estos militares “nunca fueron el enemigo, y deberían ser una referencia para nuestro Ejército”.


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad