La facturación de las empresas lleva 28 meses subiendo pero los sueldos bajan