Los empleados de Endesa se enteraron por la prensa del cierre de dos centrales

Los empleados de Endesa se enteraron por la prensa del cierre de dos centrales

Las plantas de Teruel y León cerrarán definitivamente en el año 2020, un movimiento que según UGT confirmaría el proceso de descapitalización por parte de la multinacional Enel.
15 noviembre, 2018
Luis Casal
Sede de Endesa en Madrid.
  • Empresas

Los empleados de Endesa se enteraron por la prensa del cierre de dos centrales

Luis Casal
Compartir

Endesa habría comunicado oficialmente su intención de cerrar las centrales térmicas de Andorra (Teruel) y de Cubillos del Sil (León), que se efectuaría el 20 de junio de 2020, una información que la propia empresa ha negado. Los trabajadores de la eléctrica, en lucha desde hace años contra las políticas de Enel -propietaria de la eléctrica-, han señalado a LA MIRADA COMÚN que conocieron este movimiento por una noticia adelantada por El Confidencial antes que por medios internos de la compañía.

Supuestamente, el consejo de administración de Endesa habría aprobado esta semana la medida, que tendrá su primer impacto en la plantilla a partir del próximo 1 de enero. La justificación para dejar de invertir en las centrales de carbón sería la de adaptarlas a los nuevos estándares medioambientales exigidos por Europa y el Ministerio de Transición Ecológica: optará, entonces, por cerrar las centrales antes que intentar adaptarlas a la normativa.

«Si no se realizan dichas inversiones se confirmaría la estrategia de descapitalización».

En este ámbito el sindicato UGT, mayoritario en la empresa, ha pedido a la jefatura que se reinvierta el dinero para que ambas centrales puedan seguir funcionando. De no hacerlo, el consejo de administración incumpliría con los últimos límites establecidos por el Parlamento Europeodisposición 2016/2284– y por la propia directiva el 14 de diciembre de 2016. «Si no se realizan dichas inversiones se confirmaría la estrategia de descapitalización y desmantelamiento que se está llevando a cabo en nuestra empresa», señala el secretario general del sindicato en la compañía, Manuel Jaramillo, en una carta enviada este jueves.

Se refiere al expolio al que Enel somete a Endesa desde su compra en 2007: más de diez años de «expropiación» encubierta con recortes en derechos laborales y número de trabajadores. Un saqueo, una liquidación continua por parte de una multinacional cuyo mayor accionista es el Gobierno de Italia, país en el que tributa.

En otra línea con respecto al inminente cierre en Andorra y Cubillos del Sil, la plantilla ha reclamado prorrogar el Acuerdo Marco de Garantías y Voluntario de Salidas. Estos convenios permitirían que no se eche a los empleados en caso de cierre inminente de la central o, en todo caso, que se les ofreciesen otras opciones como recolocarlos, prejubiarlos, etc. Según UGT, «estos Acuerdos proporcionarían la estabilidad necesaria presente y futura para los trabajadores afectados, así como un marco de garantías y tranquilidad para el resto de la plantilla».

Ribera no pide el cierre pero no lo descarta

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, no descarta que Endesa haya considerado el cierre de las centrales térmicas de Andorra (Teruel) y Cubillos del Sil (León) al no estimarlas rentables, pero asegura que el Gobierno aún no ha recibido una comunicación oficial por parte de la compañía. En caso de proceder, la empresa debería acompañar la orden con un plan que garantizase la viabilidad económica de las plantas, en las que habrá que hacer inversiones «muy importantes» si quieren seguir funcionando más allá de 2020.

El secretario de Estado de Energía, José Domínguez, ha confirmado junto a la ministra que nueve de las catorce centrales térmicas que hay en España echarán el cierre en junio de 2020 por no cumplir las inversiones requeridas por la normativa europea en materia de desnitrificación y desulfurización; las cinco restantes no se cree que duren más allá de 2030. El consejo de administración de Endesa, por otro lado, presentará el miércoles un nuevo plan estratégico en el que no se recogen las inversiones necesarias para continuar con las centrales de Teruel y León, según ha podido saber LA MIRADA COMÚN.

En su actual plan inversor, según ha adelantado Europa Press, Endesa preveía unas inversiones totales de 5.000 millones de euros en el periodo 2017-2020, de las cuales unos 300 millones de euros se destinarían a adaptar el carbón a las mejores prácticas ambientales. En concreto, este sistema para el carbón se centraría en las centrales térmicas de Litoral (Almería) y As Pontes (A Coruña).


Compartir