Los sueldos no suben: la trampa de los datos del INE
Invitado

Los sueldos no suben: la trampa de los datos del INE

El salario mediano lleva cuatro años cayendo y aunque el sueldo medio se recupera un 0,6%, es casi la mitad de lo que suben los precios.
8 noviembre, 2018
Violeta Muñoz
Monedas. Foto: Pixabay.
  • Salarios

Los sueldos no suben: la trampa de los datos del INE

Violeta Muñoz
Compartir

Nuevos datos confirman el estacancamiento salarial en España, aunque uno de ellos con ligero signo positivo. El salario medio bruto de 2017 se quedó en 1.889 euros, un 0,6% más que un año antes, cuando dio marcha atrás por primera vez en una década. Ese ritmo supone casi la mitad de lo que subieron los precios (el IPC cerró el año en el 1,1%). Y cinco veces menos de lo que aumentó la riqueza nacional, porque la economía creció un 3,1% en 2017, medida en PIB.

Sin embargo, el “Decil de salarios del empleo principal” que hoy publica el Instituto Nacional de Estadística revela que el salario mediano lleva cuatro años cayendo. Este indicador es la alternativa al sueldo medio para reflejar más fielmente lo que gana el asalariado más común.

El sueldo medio no suele ser tan buen reflejo de la estructura salarial real porque hay muchos más trabajadores en los salarios bajos que en los altos, y la media simple arroja un dato distorsionado. El mediano pondera esa realidad, y en 2017 fue de 1.590 euros brutos mensuales, un 4,2% menos que un año antes y con cuatro ejercicios bajando.

Y esta aparente contradicción de datos tiene una lectura: aunque la media salarial crece levemente, la realidad es que los sueldos más representativos en España no sólo están estancados sino que caen año tras año.

Esta estadística, que interpreta datos de la EPA, muestra cómo el grupo más numeroso, el 40% de los asalariados, está en los deciles intermedios de renta: son casi 6,3 millones de personas que cobran, en bruto, entre 1.230 y 2.163 euros mensuales. Otro 30% de los trabajadores por cuenta ajena cobran menos de 1.230 euros.

Las ramas de actividad con mayor proporción de salarios elevados fueron Actividades financieras y de seguros, Educación y Administración pública, defensa y seguridad social obligatoria. Las de menor remuneración correspondieron a Actividades de los hogares como empleadores de personal doméstico y a Agricultura, ganadería, silvicultura y pesca.

Por comunidades autónomas, la mayor concentración de salarios elevados se observó en País Vasco (44,4% de asalariados con ganancias de al menos 2.136,3 euros mensuales), Comunidad Foral de Navarra (41,4%) y Comunidad de Madrid (39,1%). En este tramo de salarios altos, las comunidades menos representadas fueron Canarias (18,7%), Región de Murcia (21,3%) y Extremadura (22,3%).

Brecha de género

Los números del INE también muestran que, de nuevo, los hombres tuvieron una mayor concentración relativa en salarios altos que las mujeres. El 34,7% de los hombres ingresaron 2.136 euros o más en 201 y, menos del 25% de las asalariadas alcanza o supera ese sueldo.

Esta brecha se sustenta en la realidad de que las mujeres ocupan en mayor medida puestos a tiempo parcial y con contratos temporales, y además son mayoría en actividades con peores remuneraciones. Y eso se constata al mirar al otro lado de la pirámide, donde se dio la vuelta a la tortilla: el 40,3% de las mujeres cobró menos de 1.230 euros brutos, y sólo el 20,6% de los hombres perciben menos de eso.

 


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad