Álvarez Conde insinuó antes de morir que destaparía las presiones del PP

Álvarez Conde insinuó antes de morir que destaparía las presiones del PP

El director del máster de Cifuentes ha fallecido este lunes por enfermedad. Su última intervención en público dio a entender que confesaría el acoso del PP
1 abril, 2019
Lucas Cortés
  • Judicial

Álvarez Conde insinuó antes de morir que destaparía las presiones del PP

Lucas Cortés
Compartir

La muerte del catedrático Enrique Álvarez Conde, director del polémico máster de la expresidenta de la Comunidad Cristina Cifuentes y presunto cerebro de la operación, ha cogido por sorpresa a toda la investigación del caso y se ha llevado al exprofesor antes de destapar las presiones que sufrió durante el proceso. Hace apenas dos meses, Conde declaró en la Asamblea de Madrid que había sido víctima de una guerra «inter e intrapartitos» para acabar con la presidenta. Una guerra del que él ha sido uno de los principales damnificados.

El diputado de Podemos Hugo Martínez Abarca recomendó al catedrático que destapase la trama de presiones políticas sufridas en el ámbito de la universidad; la jueza había ratificado que esta sería una forma de reducir las condenas. Como respuesta, Álvarez Conde agradeció la intervención y le aseguró que las palabras del diputado le servirían «para el ejercicio de mi derecho de defensa» en el juzgado, lo que da a pensar que podría haber descubierto el pastel de no haber fallecido.

Las presiones

El docente murió asegurando que siempre había actuado dentro de la legalidad y que su único error había sido no haberse sustraído de las «fuertes presiones» desde el Rectorado y la Comunidad de Madrid. Presuntamente, éstos le habrían increpado los días 20 y 21 de marzo del año pasado, cuando estalló el caso Máster, para organizar la defensa de la presidenta Cifuentes. A su vez, comentó que su «único pecado capital» fue haber sido el «instrumento idóneo» para la «caza de otros trofeos mayores».

Álvarez Conde era el principal investigado en el conocido como caso máster, donde continuaba estando investigado por falsedad documental en relación al acta que habría presentado la exdirigente del PP para demostrar que había cursado sus estudios de postgrado en el extinguido Instituto de Derecho Público de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC). Tras el escándalo que saltó hace justo un año, la universidad decidió cerrar este centro y al catedrático se le abrió un expediente.

Pero su actividad no se limitó solo al caso de Cifuentes. También fue el principal implicado en las irregularidades concernientes al máster de Pablo Casado. De las cuatro notas que sacó Casado (PCB), tres se las puso A.C. (Álvarez Conde), en un proceso en el que otra estudiante confesó que el catedrático le había asegurado expresamente que no tenía que hacer «nada» para obtener el sobresaliente en la misma titulación.


Compartir