Carmena rompe con Airbnb y ordena el cierre de 10.000 pisos turísticos

Carmena rompe con Airbnb y ordena el cierre de 10.000 pisos turísticos

El Pleno del Ayuntamiento aprueba cerrar aquellos apartamentos que no cumplan con la nueva normativa turística, es decir, el 95% de los actuales.
28 marzo, 2019
Laura M. Coronel
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y el concejal de Urbanismo, José Manuel Calvo. Foto: EP.
  • Vivienda

Carmena rompe con Airbnb y ordena el cierre de 10.000 pisos turísticos

Laura M. Coronel
Compartir

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado este miércoles el Plan Especial de Hospedaje (PEH), una medida de última hora que prevé limitar los pisos turísticos en la capital y cerrar los inmuebles que no cumplan con la nueva normativa. Estos representan ahora mismo el 95% de la oferta, es decir, unos 10.000 apartamentos, muchos de ellos subrogados a plataformas como Airbnb.

Con los votos a favor de Ahora Madrid y PSOE, y en contra de PP y Ciudadanos, la principal novedad de este plan es la exigencia de que los nuevos alojamientos turísticos que compartan edificio con otras viviendas de uso residencial deben contar con un acceso independiente para que vecinos y turistas no compartan zonas comunes como entrada o ascensores. El PEH no diferencia las exigencias para la implantación de las viviendas de uso turístico de otras formas del uso de hospedaje como pensiones u hostales cuando se realicen en parte de un edificio residencial.

Asimismo, las viviendas que se alquilen para alojamiento turístico no deberán superar los 90 días para este fin, de lo contrario el Ayuntamiento entiende que se está desarrollando una actividad comercial, “por lo que se debe solicitar para ello una licencia de uso terciario de hospedaje”, indica el Consistorio en un comunicado. Según el Ayuntamiento, el plan busca “preservar el uso residencial del centro urbano, frenando la conversión de viviendas del centro en alojamientos temporales turísticos y buscar que la actividad del hospedaje se extienda a otras zonas de la ciudad”. El PEH establece nuevas condiciones para la implantación del uso del hospedaje en los edificios de uso residencial en función de cuatro parámetros: el nivel de usos admitido, el nivel de protección del edificio, el uso implantado y la zona de ubicación del edificio.

Plataformas como Airbnb y propietarios de los inmuebles han rechazado el PEH manifestándose a la salida del pleno con camisetas que pedían regulación pero no prohibición. PP y Ciudadanos también han mostrado su desacuerdo tachando la medida de electoralista y acusando, en el caso de la formación naranja, al Gobierno de Manuela Carmena de “interferir a las bravas” en un mercado.


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad