Los hospitales madrileños afrontan la epidemia de gripe sin trabajadores y con colapsos

Los hospitales madrileños afrontan la epidemia de gripe sin trabajadores y con colapsos

La Sanidad de Madrid se resiente una vez más de la privatización y achaca la saturación a la falta de empleados.
14 enero, 2019
Luis Casal
Colapso en las Urgencias del Hospital La Paz. Foto: @urgenciaslapaz.
  • Sanidad

Los hospitales madrileños afrontan la epidemia de gripe sin trabajadores y con colapsos

Luis Casal
Compartir

La gripe todavía no es un problema en la Comunidad de Madrid, pero los servicios sanitarios, cada vez más mermados, ya se están resintiendo de lo que podría ser un anuncio de contagio masivo. El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz-Escudero, apuntó esta semana que la incidencia de la enfermedad es de 27,81 casos por cada 100.000 habitantes, lejos de los 37,41 casos para catalogarla de «epidemia». Aun así, los colapsos ya son patentes.

Los sindicatos ya se han hecho eco de que «aún no ha llegado la gripe», pero que las secciones ya están saturadas. Es la última evidencia de la deriva madrileña, un sistema que ha dejado de contar con los profesionales del sector público para delegar en unas empresas privadas que no han sabido gestionar el volumen de demandas y que han desmantelado la Atención Primaria.

Por poner un ejemplo, en la Comunidad faltan más de 12.300 enfermeros para alcanzar las ratios europeas: de ellos, más de la mitad deberían ser contratadas en la sanidad pública y otras 5.900 en las plantillas de la sanidad privada. Los datos afirman que hay un enfermero por cada 1.933 usuarios en Madrid, un 15% más que la media nacional, y que cada uno de ellos tiene a su cargo hasta 16,2 pacientes de media en una planta de hospital -en turno de noche en festivo-. La ratio segura, según establece el reglamento, es de 8 a 10 pacientes en ese mismo turno.

Por la mañana es habitual, explican desde Satse Madrid, que una enfermera se ocupe de 8 pacientes (de lunes a viernes), aun cuando las recomendaciones indican que lo idóneo sería de 4 a 5, casi la mitad.

«No ha habido ni hay colapsos»

La Comunidad no solo lleva años sin cumplir las ratios de seguridad sanitaria, sino que mantiene que en sus hospitales «no ha habido ni hay colapsos», señala el director general de Coordinación de la Asistencia Sanitaria, Antonio Alemany. Lo hace a raíz de las últimas denuncias de colapsos en los servicios de Urgencias, pero desde la consejería se les resta importancia y se asegura que hay guardados siete millones de euros para contratar a 1.250 trabajadores y abrir 721 camas extras.

Desde el Sindicato de EnfermeríaMATS y CSIT Unión Profesional no concuerdan Alemany. Lo están viendo en las salas. «Estuvieron 66 pacientes cuando el espacio diseñado es para 30», narran a El Boletín. Lo cierto es que aunque esos 1.250 empleados serían de ayuda, tal es la situación de la sanidad madrileña que ni siquiera con ellos se cumplirían los estándares dictados por Europa, sobre todo en hospitales como el Infanta Leonor y La Paz, los más afectados.

De hecho, en este último la Dirección ordenó no acoger a más pacientes en sus Urgencias y derivarlos a otros hospitales; desde MATS destacan que hasta tres enfermeras se han tenido que atender en el último mes debido al sobresfuerzo en estas salas. La escena se repite en más hospitales: el 12 de Octubre, el Hospital del Henares, del Sureste, en el Ramón y Cajal, y en el Gregorio Marañón. Este último, por ejemplo, perdió 72 camas -casi dos plantas enteras- a la vez que crecían sus pacientes, unos 25.000 más en 2012.

Malas perspectivas

La Sanidad madrileña decae. El envejecimiento de la plantilla se ha unido a los despidos y la falta de contrataciones en algunas áreas clave: en menos de 4 años está previsto que uno de cada tres enfermeros de Atención Primaria se haya jubilado. Las perspectivas no son mucho mejores en otros sectores de cara al 2013, con una tasa de retiro del 25,9% para los odontólogos, un 20,9% para los pediatras y un 18,1% para médicos de familia.

Según un informe de la consejería de Sanidad, estas jubilaciones no irán acompañadas de contratos, ni siquiera las áreas en expansión. En el caso de odontología, el alto porcentaje de retiros viene de la mano de un nueva Ley de Salud Bucodental que garantiza la asistencia gratuita a menores de 17 años. Más pacientes, menos personal, lo de siempre.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad