Los fallos informáticos “machacan” la sanidad madrileña
Invitado

Los fallos informáticos “machacan” la sanidad madrileña

Sanitarios denuncian que desde que se privatizó la gestión informática de hospitales y centros de salud la situación es insostenible por continuas caídas.
30 octubre, 2018
Violeta Muñoz
Foto: Pixabay.
  • Sanidad

Los fallos informáticos “machacan” la sanidad madrileña

Violeta Muñoz
Compartir

Médicas, enfermeros, auxiliares administrativos. Hace mucho que los soportes informáticos son el nuevo estetoscopio, la camilla o el bolígrafo de la atención sanitaria a todos los niveles. La Comunidad de Madrid implantó en junio un nuevo sistema de historia clínica digital (HCIS) en todos los hospitales públicos de la región.

Externalizó el servicio que antes manejaba elvpersonal informático del SERMAS mediante un “contrato millonario”, en palabras de la propia plantilla. Casi medio año después los sanitarios siguen denunciando que los fallos informáticos “están machacando la calidad asistencial” en Madrid.

“Desde que se implantó es un desastre, va lento, no sabes si ha fallado o no, se están teniendo que repetir pruebas médicas”. Jorge Aranda es auxiliar administrativo en un centro de Especialidades dependiente del Hospital Ramón y Cajal. “Los médicos están teniendo que dedicar mucho tiempo tiempo a trabajo administrativo”, explica a LA MIRADA COMÚN.

La gota que ha colmado el vaso de muchos trabajadores en Madrid se dio hace una semana, cuando cayó un nuevo soporte, el Módulo de Prescripción Único (MUP), que cayó durante prácticamente todo el día y hubo que decir a pacientes: “Váyase a su casa y vuelva mañana”. “Eso es una vergüenza, nos genera problemas como profesionales pero sobre todo, ¿qué trato estamos dando a las personas, gente enferma, personas mayores?”, critica el auxiliar.

La falta de información también preocupa en el Hospital de La Princesa. Desde la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (Amyts), la Dra. Francisca Laso, del servicio de Otorrinolaringología, explica que les preocupa “la falta de formación en información” ante la implantación del programa, previsto en enero para el hospital.

“¿Cómo envías a un paciente al hospital?”

El impacto en la seguridad de los pacientes también es lo que más preocupa a Irene Polanco, médica de familia de un centro de salud de Madrid. En su opinión todo programa se puede experimentar, poner a prueba y mejorar, “pero con un periodo de pilotaje de al menos dos meses y en pocos centros”.

El MUP se activó en todos los centros de salud el pasado 1 de octubre y su principal ventaja es la centralización de las recetas e historial de todos los pacientes disponibles para hospitales, servicios de urgencias, especialistas y centros de salud. Si funcionara bien, explican los sanitarios, ahorraría citas médicas y aceleraría la atención.

Desde que lo implantaron el 1 de octubre va muy lento o se bloquea todo. Y empieza el caos, la gente se pone nerviosa. Vente mañana o más tarde. Se genera una cola todos los días y ese día ya tuvimos caída total del sistema”, asegura la médica de cabecera.

“No les puedes resolver nada, ni dar medicamentos ni ver resultados de pruebas”, lamenta. “Por ejemplo un paciente se ha caído, ves una probable fractura, ¿cómo le envías al hospital? En Urgencias no verán que es un anticoagulado, o que tiene osteoporosis, o que es alérgico a la aspirina”, explica.

“Cada vez irá más deprisa”

La Consejería de Sanidad responde escuetamente a este medio asegurando que conoce la situación pero que son “caídas puntuales”. “Es cierto que se ralentizan de forma puntual y temporal las aplicaciones, pero el MUP usa un programa hecho a medida en el que se ha hecho un esfuerzo para integrar a todos los hospitales y centros de salud. Se está optimizando la velocidad, cada vez irá más deprisa”, aseguran fuentes de la Consejería. Piden entender que “nuestro sistema da servicio a casi 80.000 profesionales y millones de pacientes”.

Esa es precisamente la queja de facultativos: los sistemas entran en vigor sin estar listos y sobre el último, el MUP, los trabajadores solo recibieron una formación online.

El soporte para aprender a usarlo, para más inri, también se quedaba colgado: “Nos dieron un curso online farragoso en verano. Y además se colgaba, lo tenías que hacer en casa, y te quedabas a la mitad tres días, volvías a conectarte. Era imposible, y los propios responsables de formación enviaron un mensaje de que se iban de vacaciones”, denuncia Irene.

Nueva caída

Un nuevo fallo en el Hospital de la Paz protagonizó la jornada de ayer. Aunque esta vez no se debió al HCIS sino que fue una caída local, asociaciones de sanitarios y sindicatos han vuelto a denunciar los continuos fallos que paralizan la asistencia médica:


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad