«La izquierda no puede vivir siempre bajo el síndrome de ‘La Vida de Brian’»

«La izquierda no puede vivir siempre bajo el síndrome de ‘La Vida de Brian’»

Gabriel Ortega, concejal y 2º teniente de alcalde de Móstoles, habla de municipalismo, de los problemas de la izquierda, del auge de la ultraderecha y de cómo gestionar un Ayuntamiento del Cambio.
9 diciembre, 2018
Luis Casal
Gabriel Ortega, de Ganar Móstoles. Foto: Enrique Esturillo.
  • Entrevistas

«La izquierda no puede vivir siempre bajo el síndrome de ‘La Vida de Brian’»

Luis Casal
Compartir

Pasear por Móstoles significa pasear por una ciudad abierta, con calles repletas de árboles y espacios destinados a la ciudadanía. Durante los últimos tres años gobierna una coalición progresista con el PSOE, Ganar Móstoles e IU-LV que ha logrado bloquear ocho años del PP al frente del municipio, que ya forma parte de la marea de Ayuntamientos del Cambio.

Pero Gabriel Ortega prefiere otra definición. Cree que la etiqueta se ha quedado antigua y que ya llevan tiempo a la vanguardia de la democracia, de la justicia social, de la participación y de la igualdad. “No sabría cómo resumirlo todo en una sola palabra”.

 

¿Es Móstoles un Ayuntamiento del Cambio?

Yo creo que sí, Móstoles es un Ayuntamiento del Cambio. Quizá no en puridad, como lo es Madrid, Zaragoza o Barcelona, porque aquí tenemos una situación de co-Gobierno entre el PSOE (7 concejales), Ganar Móstoles (6) e IUCM (2). El único motivo por el que no conseguimos superar al PSOE fue porque nos presentaron con una papeleta falsa de “Ganemos Móstoles” y la Junta Electoral Central los dejó pasar. Fue una papeleta creada ad hoc por exconcejales de otras etapas para combatirnos a nosotros. Consiguieron desviar 5.000 votos con los que habríamos conseguido dos concejales más y ser primera fuerza política.

Pero no vale solo con gobernar, sino que se trata de las medidas y contenidos que estáis haciendo. Sé que estáis a la cabeza en la lucha contra los desahucios…

En las políticas sociales, por ejemplo, se ha incrementado un 40% el presupuesto. Donde antes había 14.000 euros para ayudas de vivienda nosotros destinamos un millón y medio de euros, lo que nos ha permitido paralizar el 96% de los desahucios que estaban programados en sede judicial. Tener una política preventiva anti-desahucios me parece fundamental. Siguiendo con las políticas sociales, las viviendas de alquiler social sostenidas por el Ayuntamiento han pasado de 40 a 140, las ayudas económicas de emergencia se han triplicado, se han pasado de 750 a 2.400…

Por ejemplo en políticas medioambientales hemos creado la principal central de biomasa de toda España. Además, hemos ganado el Proyecto Clima 2017 del Ministerio de Medio Ambiente, que nos va a permitir generar otro District Heating, que es un sistema de calefacción en red mediante energías renovables; con esto reducimos en ocho años un 40% la emisión de gases de efecto invernadero. Hemos iniciado un proceso que se llama Móstoles Transita (2030) de plan estratégico para cumplir los objetivos del desarrollo sostenible.

«No se trata solo de tener una concejalía de Igualdad, sino de trasladar políticas de género a todo lo que se hace».

También habéis hecho mucho hincapié en la lucha contra la violencia machista…

Bueno, es que veníamos de un Ayuntamiento que ni siquiera tenía concejalía de Igualdad ni consejo sectorial de Igualdad: es decir, ni un órgano de participación donde las asociaciones feministas pudieran participar de la planificación de las políticas de igualdad ni una concejalía que las ejecutase. Lo primero que hicimos fue crear el consejo sectorial de Igualdad y la concejalía. Somos declarado municipio libre de trata de mujeres y en todos los ámbitos trabajamos con criterios de género, también en educación.

Pero no se trata solo de tener una concejalía de Igualdad, sino de trasladar políticas de género a todo lo que se hace. El urbanismo lo adaptamos a las necesidades de las mujeres, porque si una zona está bien alumbrada o no, por poner un ejemplo, eso influye en la seguridad de las mujeres. Uno de los éxitos más importantes me parece haber transversalizado las políticas de género a todos los ámbitos.

¿Qué problemas os habéis encontrado?

El problema que nos hemos encontrado es que este Ayuntamiento tiene un plan de ajuste con el Ministerio de Hacienda desde el año 2012. Además, cuando entramos nos encontramos con más de 60 millones de euros de deuda no reconocida, facturas metidas en el cajón para no pagar. Para esto hubo que hacer un plan de pagos que evidentemente son recursos que detraes de posibles inversiones.

El alcalde anterior, Daniel Ortiz (PP), tuvo que dimitir por el Caso Púnica después de una comisión de investigación en el Ayuntamiento paralela al procedimiento judicial. Además, en el Caso Lezo han aparecido supuestas mordidas de hasta 1,4 millones de euros de Ignacio González (PP) por el tren Móstoles-Navalcarnero. Todo ese trabajo de investigación y de regeneración se ha hecho desde aquí y ha sacado a la luz el saqueo al que ha estado sometida esta institución.

Temas como las políticas de género o políticas medioambientales parecen un poco más marca de la casa, ¿pero en qué os han puesto trabas desde el PSOE? ¿Cuál es la relación con los socios de Gobierno?

Esta relación se mueve en una tensión creativa de pacto y pugna. Creo que hemos gestionado bastante la relación en el sentido en que las fuerzas son muy parejas, ya que no es lo mismo tener un Gobierno en el que unos son diez y otros son cuatro que uno en el que unos son siete y otros son seis, como es el caso. La igualación de fuerzas ha conseguido que tengamos mucha visibilidad y creo que la gente ha reconocido bastante bien la impronta de nuestras políticas.

Uno de los principales problemas que nos hemos encontrado han sido las divisiones internas del PSOE, que no se han producido en nuestro bloque, pero creo que se ha conseguido recuperar el compás del entendimiento. Nosotros somos una candidatura cohesionada que nos hemos mantenido unidos desde el principio hasta el final.

Vosotros no habéis tenido divisiones, pero otros ayuntamientos afines vinculados a Podemos sí que han tenido esos problemas. El caso más cercano es Madrid, ¿creéis que de cara a las siguientes elecciones esto os afecta o crea una mala imagen?

Sí. Creo que en general las fuerzas políticas del cambio, incluidas las de unidad popular y ciudadana, no hemos sabido gestionar bien los debates, las discusiones y la pluralidad interna. Esa es la gran asignatura pendiente en general. No se ha gestionado bien y se sigue sin gestionar bien, y a este paso, o somos capaces de construir unidad en la diversidad o moriremos. No podemos vivir en el síndrome de La Vida de Brian.

Gabriel Ortega, Concejal de Cultura, Bienestar Social y Vivienda, Ganar Móstoles

Ahora se habla mucho de Andalucía, como es lógico. Vox ha sacado un 11% de votos, pero también hay un 41% de abstención, ¿qué dato es más relevante?

Para mí el principal problema al que nos enfrentamos es el de la participación. La abstención nos mata y tenemos que reflexionar y ser muy críticos con nosotros mismos sobre cuál es el motivo por el cual la gente más interesada en el cambio político y en la transformación social es la que decide quedarse en casa. Porque de la otra no se queda en casa ni Dios, todo el mundo que se identifica con las opciones más o menos conservadoras y liberales van a votar, en cambio los nuestros se lo piensan mucho más.

Creo que hay dos grandes vacunas contra la irrupción de estas fuerzas, de la reacción: la primera son las mujeres y el movimiento feminista. Creo que ellas son la gran solución frente a estos hombres acomplejados que se sienten en riesgo por el combate por la igualdad. La segunda vacuna es la juventud, los jóvenes, que están mejor preparados para vivir y afrontar esta sociedad del siglo XXI en lugar de devolvernos al siglo XIX, como pretenden algunos. Tenemos que movilizar sobre todo a estos dos sectores; no solo, pero fundamentalmente a ellos, y que nadie se quede en casa a la hora de votar.

¿Se veía venir?

Creo que se venía gestando, pero nadie hemos sabido prever la fortaleza con la que venían. Pero hay algo que no podemos olvidar, esta tendencia ultraconservadora siempre ha existido en nuestra sociedad, pero antes estaba en el interior del PP. Estos son una descomposición de un partido que antes agrupaba todas las tendencias del campo del centro hasta la derecha más extrema. Ahora se ha ramificado y se ha convertido en una hidra de tres cabezas, o de tres colores.

La mayoría social es progresista, es feminista y es ecologista. Si conseguimos movilizarlos, como lo hemos visto en Madrid Central, la gente entiende la necesidad de una sociedad igualitaria que no discrimine en función de lo que tienes entre las piernas. Ellos son menos, pero van a votar como una legión.

Mencionas que el feminismo y el ecologismo son claves para enfrentarse a la ultraderecha, pero viniendo hasta aquí me he encontrado este meme en Twitter. ¿Qué opinas de él?

Yo creo que no es así, sinceramente. Para mí las claves son dos: no hablarle todo el rato a nuestra gente, a los ya convencidos, sino hablarle a toda la gente, a toda la sociedad. La falta de acceso a la vivienda o la sanidad pública es algo que padece toda la población independientemente de cuáles sean sus referentes simbólicos, las canciones que les emocionen o cuál haya sido su socialización a lo largo de la vida. Si resuelves y tratas los problemas sociales de la gente… También hay que recuperar el patriotismo popular. No podemos regalarles la identidad nacional.

Entonces, claro. ¿Más feminismo? Por supuesto. ¿Antirracismo y antihomofobia? Evidentemente. Pero también precariedad, también vivienda…

Por supuesto, por supuesto. Lo resume muy bien el lema que utilizó Momentum en la campaña de Jeremy Corbyn: “Para la mayoría, no para la minoría”.

«Una buena ciudad es aquella en la que puedes hacer vida de kilómetro cero».

¿Y ese es el discurso que tendría que llevar este bloque progresista separado del síndrome de La Vida de Brian?

Desde luego. En este bloque tiene que haber una expresión de izquierdas, pero no como un todo, sino como un aparte. Digo “de izquierdas” en el sentido más tradicional, más de símbolos y emociones. Creo que tiene que haber una transversalidad y una capacidad de recoger y ser el espejo de las demandas que están en el seno de nuestro pueblo. Los problemas de nuestra gente es que hay un 15% de trabajadores pobres, la gente no llega a fin de mes, la gente tiene miedo del futuro… y si tú no encabezas la certeza de un orden alternativo basado en la igualdad, la justicia social y la fraternidad, ese orden lo van a encarnar otros. Y en términos mucho más autoritarios.

Y a tenor de todo esto, y volviendo un poco a la pregunta del principio, ¿en qué medida el Ayuntamiento de Móstoles puede representar un ejemplo de cómo se deben hacer las cosas en un Ayuntamiento del Cambio?

No me disgusta la etiqueta de Ayuntamiento del Cambio, pero quizás ya no seamos eso. Al fin y al cabo, llevamos protagonizando las políticas públicas ya un tiempo, entonces creo que ya va tocando consolidar esas políticas, ser los Ayuntamientos de la Consolidación, de la Radicalidad Democrática, de la Justicia Social, de la Participación y de la Igualdad. No sabría cómo meterlo todo en una palabra.

Móstoles ha sido ejemplo en la elaboración de políticas públicas concretas en favor de la gente, atendiéndola de forma transversal pero global. Políticas feministas, políticas públicas de vivienda, políticas de generación de empleo de calidad, de criterios sociales… Una buena ciudad es una ciudad en una en la que puedes hacer vida de kilómetro cero, que no necesites coger el coche para disfrutar de lo que te apetezca o para solucionar tus problemas. Gestionamos mejor para mejorar la calidad de vida de la gente, que es de lo que se trata.


Compartir

10 opiniones en “«La izquierda no puede vivir siempre bajo el síndrome de ‘La Vida de Brian’»”

Tu mirada COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad

  1. Hello there, simply changed into alert to your weblog thru Google, and found that it’s really informative. I’m going to watch out for brussels. I will appreciate when you proceed this in future. A lot of people will probably be benefited out of your writing. Cheers!

    https://aa-abogados.com/

  2. My wife and i got comfortable when Raymond managed to complete his investigation from your precious recommendations he grabbed while using the blog. It is now and again perplexing to just continually be giving freely information and facts others could have been making money from. And we fully understand we’ve got the blog owner to give thanks to for this. The specific illustrations you have made, the easy site menu, the friendships your site make it possible to promote – it’s mostly spectacular, and it’s really assisting our son and us know that that idea is fun, which is pretty mandatory. Thanks for all the pieces!

    https://goo.gl/maps/VYwo9BfQjtB7NtSS6

  3. I do enjoy the manner in which you have presented this particular issue plus it does indeed supply me personally some fodder for consideration. On the other hand, because of what precisely I have seen, I simply wish as other opinions pack on that people today keep on point and in no way embark on a tirade regarding some other news du jour. Still, thank you for this superb piece and while I do not really go along with this in totality, I regard your point of view.

    https://agustinperalt.es/