La Policía desaloja a los taxistas de la Castellana

La Policía desaloja a los taxistas de la Castellana

Los conductores empiezan a abandonar la vía por orden de los Nacionales. Los agentes municipales, por su parte, multan con hasta 200 euros a los remantentes
28 enero, 2019
La Mirada Común
Agentes de la Policía Nacional intervienen en la Castellana. Foto: EP.
  • Trabajo

La Policía desaloja a los taxistas de la Castellana

La Mirada Común
Compartir

Agentes de la Policía Nacional han comenzado esta mañana a desaolar a los taxistas del madrileño Paseo de la Castellana, donde 2.000 conductores llevaban concentrados desde hace varios días para protestar contra las licencias de los VTC. Durante el proceso de expulsión, que comenzó a las 8.00 horas, oficiales y taxistas han vivido varios momentos de tensión y forcejeos, aunque la tónica general ha sido pacífica.

Por orden de la Delegación del Gobierno, las Unidades de Intervención Policial (UIP) han obligado a los conductores a retroceder hasta la glorieta de Gregorio Marañón dirección Colón, por lo que algunos taxistas han procedido a retirar sus vehículos y desbloquear los laterales de la Castellana. Las vías centrales, no obstante, continúan ocupadas a la espera de que lleguen las grúas municipales.

Los agentes de la Polícia Local, por su parte, han empezado a multar con hasta 200 euros a los conductores que se mantienen en los carriles de la calle, muchos de ellos sentados junto a sus coches para evitar ser desalojados.

Disoluciones en Colón

En el otro extremo de la calle, en la plaza de Colón, varias filas de agentes de la Nacional han desviado a los taxistas hacia la plaza de Emilio Castelar. En respuesta, los conductores han procedido a sentadas pacíficas al grito de «somos taxistas, no terroristas».

El delegado de Gobierno en Madrid, José Manuel Rodríguez Uribes, ha señalado, en declaraciones a la Cadena Ser, que están cumpliendo con su «obligación para garantizar el orden público», pero que el «tema de fondo» está en manos del presidente de la Comunidad, Ángel Garrido. A ojos de Uribes, el dirigente autonómico tiene el testigo para «ponerse a trabajar» y regular tanto taxis como VTC.


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad