La trama de corrupción de Zaplana salpica al testaferro de Ignacio González

La trama de corrupción de Zaplana salpica al testaferro de Ignacio González

El testaferro común de los dos expresidentes es un viejo conocido del blanqueo de capitales y corrupción política en Sudamérica
13 febrero, 2019
Lucas Cortés
Ignacio González y Eduardo Zaplana. Foto: EP.
  • Corrupción

La trama de corrupción de Zaplana salpica al testaferro de Ignacio González

Lucas Cortés
Compartir

La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil cree que el entramado del expresidente valenciano, Eduardo Zaplana, desvió fondos públicos a Uruguay con ayuda de un testaferro socio de Ignacio González. Según revela un informe del Juzgado de Instrucción nº8 de Valencia sobre el caso Erial, el expresident de la Generalitat pudo haber amañado ventas de activos y transferido sus capitales a otros países.

La operación de blanqueo y descapitalización se ejecutó con los fondos de las ITV y el Plan Eólico Valenciano -unos 3,5 millones de euros-, llevados a Luxemburgo y dos sociedades de Uruguay. A ojos de la UCO este movimiento fue ejecutado por tres supuestos testaferros, uno de ellos vinculado estrechamente a Ignacio González, investigado en el caso Lezo.

El hombre que liga las presuntas operaciones de corrupción de los dos expresidentes -el madrileño y el valenciano- es Fernando Belhot, un viejo conocido en las estructuras de blanqueo de capitales en otros casos de corrupción política, como el sudamericano caso Ciccone.

Entre 2005 y 2006 el grupo Sedesa transfirió 6,4 millone de euros a la sociedad Imison Internacional.

Así consta en un informe de fecha 16 de febrero de 2018 de la UCO que explica, en primer lugar, la «operativa de compraventa de participaciones» entre empresas radicadas en Luxemburgo y España a través de la cual «se podría haber efectuado de forma velada el pago de comisiones relacionadas con las adjudicaciones de servicio de ITV y el Plan Eólico de la Comunidad Valenciana«. En síntesis, el grupo Sedesa -vinculado a la familia Cotino-, habría comprado participaciones a las mercantiles Imison Internacional y Fenix Investments, ambas radicadas en Luxemburgo.

Para justificar la salida de fondos con destino a una sociedad «con cierto perfil offshore«, se compraba primero participaciones de una mercantil establecida en València, Inversiones Imison, vinculada igualmente a Sedesa y la familia Cotino. «Resulta que se compran las mismas participaciones que cuatro años antes había vendido la propia Sedesa a Imison Internacional, pero abonándose por ellas una cuantía extraordinaria«, señala.

Según la Guardia Civil, la sociedad luxemburguesa se utilizó como «vehículo corporativo» para «canalizar fondos que presuntamente tuvieron por objeto el pago de comisiones pactadas con ocasión de determinadas adjudicaciones públicas». En total, los investigadores señalan que entre los años 2005 y 2006 el grupo Sedesa transfirió 6,4 millone de euros a la sociedad Imison Internacional. La misma operativa se siguió, supuestamente, con las comisiones ilícitas que fueron a parar a manos del que fuera director de gabinete de Zaplana, Juan Francisco García.


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad