Sin médico después del trabajo: los pacientes se movilizan contra el cierre de consultas a las 18:30

Sin médico después del trabajo: los pacientes se movilizan contra el cierre de consultas a las 18:30

La prueba en 14 centros de salud de la Comunidad de dejar de dar cita a las 18:30 enciende las alarmas entre los vecinos.
20 enero, 2019
Arturo Tena
  • Sanidad

Sin médico después del trabajo: los pacientes se movilizan contra el cierre de consultas a las 18:30

Arturo Tena
Compartir

“Mi hija trabaja y tiene dos hijos. Si esto se aplica seré yo la que tenga que llevar a los niños al pediatra por la tarde”. Margarita Sierra, abuela y vecina de San Sebastián de los Reyes, es una de las muchas personas que se vería afectada por la intención de la Comunidad de Madrid de cerrar las consultas de Atención Primaria a las 18:30 en vez de a las 21:00 actuales en el 36% de los centros de la región. Ella y otros vecinos se manifiestan esta tarde para protestar contra este proyecto regional, que se empezará a aplicar, en fase de pruebas, en 14 centros de salud distintos de la región a finales de este mes.

¿En qué consiste esta modificación? El cambio principal es que la cita con los médicos, pediatras y enfermeros solo se podrá pedir de 8:00 a 18:30, dos horas y media menos que en el horario actual. El centro de salud seguirá cerrando a las 21:00, pero todo el que quiera atención más tarde de las 18:30 tendrá que ser sin hora fijada, con un mínimo de profesionales a su disposición para urgencias y, aseguran varios profesionales, sin la atención de su médico de cabecera habitual.

“Así, vamos a colapsar las urgencias”

Los vecinos aseguran que los principales afectados serán los adultos con jornadas laborales partidas, que verán limitado su acceso a la Sanidad una vez hayan terminado su día de trabajo. “¿Cuánta gente trabaja más allá de las 18:30 en Madrid? ¡Muchísima!”, asegura Mariano Monjas, residente en Vallecas y miembro del movimiento vecinal sanitario en la ciudad desde hace más de 30 años.

“Se tendrían que pedir permisos en el trabajo incluso para un resfriado”.

La Consejería asegura que este recorte horario tiene impacto sobre el 15% de los pacientes. Según los datos de la Comunidad (de agosto de 2017 a julio de 2018), en esas dos horas y media se genera el 13,2% de la actividad de medicina de familia, un 15,6% de la de pediatría y un 15,2% de la de enfermería. En total, 6 millones de citas; 15.000 usuarios al día. Comisiones Obreras (CCOO) calculó que el extra de pacientes urgentes que llegarán a las urgencias de hospitales son un millón de casos en atención generalista y 200.000 de pediatría“Así, vamos a colapsar las urgencias”, pronostica Margarita.

Los pacientes apuntan a las dificultades que plantea tener como límite las 18:30 en sus propios centros de trabajo: “Se tendrían que pedir permisos en el trabajo incluso para un resfriado, cosa que muchos, sobre todo los jóvenes, no se pueden permitir en su puesto”, dice Margarita. Este problema de conciliación personal y laboral es el que la Comunidad alega en el caso de los médicos: estos cambios en los turnos de trabajo se adoptarían también “para salvaguardar los derechos que como trabajadores tienen los profesionales sanitarios”.

Los profesionales reclaman más puestos de trabajo

“La Comunidad dice que es para que los médicos descansen, cuando el problema es que no descansan porque no hay trabajadores suficientes“, dice Mariano. Los datos públicos del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), tal y como se analizó en El Boletín, apuntan hacia esta dirección: el número de tarjetas sanitarias por médico de familia (+2% de 2016 a 2017) y pediatra (+5%) sigue aumentando, mientras la media de espera para los pacientes por consulta es de 2,26 por día. Mariano asegura que cada vez hay menos profesionales y más saturados: “En nuestro ambulatorio había dos pediatras, ahora hay uno y totalmente sobrepasado”. 

Los profesionales públicos de la Sanidad madrileña reclaman desde hace tiempo la reducción de su jornada laboral a las 37,5 horas semanales que tenían en 2012, pero precisamente para que se puedan crear nuevos puestos de trabajo mejorando la atención a los usuarios. El Movimiento Asambleario de Trabajadoras de la Sanidad (MATS) calcula que se crearían así 5.000 nuevos puestos. Pero el plan de Sanidad actual no hace mención a la contratación de nuevo personal en su modificación. CCOO estima que incluso supondría 1.700 nuevos despidos.

“Así, solo se podrá ir a la privada para que te atiendan como es debido”.

Fidel Gozalo, presidente de la Federación Local de Asociaciones Vecinales de Leganés -donde se encuentra uno de los 14 centros en pruebas seleccionados (Huerta de Frailes)-, piensa que este movimiento es precisamente un recorte de la Sanidad Pública y una privatización indirecta: “Así, solo se podrá ir a la privada para que te atiendan como es debido”. Mariano va más allá y piensa que lo que está haciendo el Gobierno de Garrido es “lo que han hecho siempre: perjudicar a los más débiles”.

Así lo han entendido desde la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (MESDAP), que han convocado una movilización, la 76ª Marea Blanca, que hoy desde las 12:00 irá desde Callo hasta Sol “contra el deterioro de nuestro sistema sanitario” por la adopción de esta medida. En esta ocasión, la MEsa anima a la ciudadanía a acudir a la convocatoria con cazuelas, cazos y sartenes.

A MESDAP se ha sumado también la Federación de Municipios de Madrid (FMM), que aseguró el pasado viernes que “esta medida se impone contra la opinión mayoritaria de la Mesa Sectorial donde están representados los trabajadores sanitarios y sin haberse producido consulta alguna a la ciudadanía ni a los municipios donde pretende implantarse“. Tanto el alcalde Arganda del Rey (PP) como el de Fuenlabrada (PSOE) han expresado públicamente su disconformidad con la reforma, evidenciando los problemas que tendría la Consejería en aplicarlo. 

Por su parte, la Comunidad niega que esto sea un recorte de servicios: el presidente de la Comunidad ha asegurado que lo que se pretende no es dejar sin cobertura a nadie sino “dar un mejor servicio a los ciudadanos que suelen concentrar su presencia en un determinado horario“. La directora del Federica Montseny, Sonsoles Moreno,  uno de los centros de salud que empezará a aplicar este cambio, se ha justificado en Europa Press asegurando que así se podrá colocar al “cien por cien” de la plantilla en las franjas con mayor demanda asistencial.


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad