Ana Botella y su equipo, condenados por la venta de pisos al fondo buitre Blackstone

Ana Botella y su equipo, condenados por la venta de pisos al fondo buitre Blackstone

El banco de inversión estadounidense despegó gracias a la compra de 1.800 VPOs a precio de saldo. Actualmente es el principal casero de España.
28 diciembre, 2018
Luis Casal
La exalcaldesa de Madrid, Ana Botella, y su marido, el expresidente del Gobierno José María Aznar. Foto: EP.
  • Judicial

Ana Botella y su equipo, condenados por la venta de pisos al fondo buitre Blackstone

Luis Casal
Compartir

El Tribunal de Cuentas ha condenado a la exalcaldesa de Madrid, Ana Botella (PP), y a otros siete miembros de su Gobierno en el Ayuntamiento por vender pisos públicos a dos sociedades del fondo buitre Blackstone por un precio menor al que tenían en el mercado en 2013. Según ha adelantado la Cadena SER, el Consistorio inició las operaciones fraudulentas para saldar las deudas municipales.

La sentencia del tribunal ha llegado tras la demanda interpuesta por el actual Ayuntamiento de Madrid, que notificó irregularidades en 1.860 viviendas de protección oficial (VPO) de la anterior legislatura. Los jueces han estimado en parte la querella presentada en 2017 por Manuela Carmena, que reclamaba un daño patrimonial de cerca de 55 millones de euros a las arcas públicas de la capital.

Los informes ya habían recogido las irregularidades del proceso en 2016, cuando los documentos de tasación y la Cámara de Cuentas alertaron de anomalías en el proceso de venta de las viviendas. La entonces alcaldesa Botella permitió el pelotazo urbanístico de Blackstone -a través de la socimi Fidere- entre 2012 y 2013, cuando invirtió cerca de 128 millones de euros en la compra de los VPO con inquilinos todavía viviendo en ellos.

La Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid advirtió entonces que las transacciones contaban con irregularidades como la falta de instrucciones internas de contratación o de pliegos y condiciones para la compraventa, además de no determinar el valor de mercado de los pisos. Era el año 2013 y Ana Botella tenía prisa por hacer caja y desprenderse de la gestión de las viviendas, principal causante del agujero económico de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS). Había que maquillar las cuentas y sufragar la deuda municipal fuera como fuera de cara a las elecciones, que el PP perdería dos años más tarde.

A día de hoy, las VPO que vendió por debajo de su precio han aumentado su valor por encima del 184%. Mientras que Fidere adquirió cada piso por un valor de 70.000 euros, ahora las viviendas se tasan en unos 145.600 euros cada uno.

Blackstone, el casero de España

 


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad