Detienen en Brasil a uno de los asesinos de los abogados de Atocha

Detienen en Brasil a uno de los asesinos de los abogados de Atocha

Carlos García Juliá participó en la matanza de cinco abogados laboralistas en 1977 y fue condenado a 193 años de cárcel. Había escapado aprovechando la libertad condicional.
7 diciembre, 2018
La Mirada Común
Detalle del monumento 'El abrazo', en Madrid, que conmemora a las víctimas de la matanza. Foto: Wikimedia.
  • Judicial

Detienen en Brasil a uno de los asesinos de los abogados de Atocha

La Mirada Común
Compartir

La Policía de Brasil ha detenido a Carlos García Juliá, uno de los autores de la matanza de los abogados de Atocha de 1977, y que se encontraba en búsqueda y captura por una orden emitida por la Audiencia Nacional. Agentes de la Policía Nacional se han desplazado a Brasil para comenzar la extradición.

García Juliá fue condenado a 193 años de prisión como autor material de cinco asesinatos. La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional lo condenó en 1980 por formar parte de un “grupo activista e ideológico, defensor de una ideología política radicalizada y totalitaria, disconforme con el cambio institucional que se estaba operando en España”.

Aún le quedan por cumplir 10 años de condena de prisión.

García Juliá, aprovechó la libertad condicional en 1992 para escapar del país. Cinco años después fue localizado en una prisión de La Paz (Bolivia) por un asunto de tráfico de droga. Las investigaciones apuntaban a que los beneficios de la compra-venta de droga iban destinados a financiar grupos parafascistas.

La Audiencia Nacional ha mantenido abierto la petición de arresto para García Juliá al objeto de que cumpla en España los más de 3.800 días, poco más de diez años, que tiene pendiente de prisión, según informa la agencia Europa Press.

La matanza de los abogados de Atocha

El 24 de enero de 1977 por la noche, tres pistoleros de la extrema derecha irrumpieron en un despacho de abogados laboralistas vinculado al Partido Comunista y CCOO. Murieron Luis Javier Benavides, Serafín Holgado, Ángel Rodríguez, Javier Sauquillo y Enrique Valdevira, mientras que Alejandro Ruiz-Huerta, Dolores González, Miguel Sarabia y Luis Ramos resultaron heridos. Estos dos últimos ya han fallecido.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, también pertenecía al despacho. Ella no se topó con los pistoleros porque cambió el lugar en el que iba a reunirse con sus compañeros.

El crimen, al que sucedió un cortejo fúnebre organizado por el entonces ilegalizado PCE por el centro de Madrid, se produjo seis meses antes de las primeras elecciones de la reinstauración democrática.


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad