Gabriel Amat, el alcalde más investigado de España

Gabriel Amat, el alcalde más investigado de España

El alcalde de Roquetas de Mar y "hermano mayor" de Javier Arenas ha sobrevivido a más de 20 años en política, 27 investigaciones contra él abierta y 103 sociedades relacionadas con él bajo sospecha.
1 diciembre, 2018
Luis Casal
Gabriel Amat en un acto de campaña. Foto: Flickr PP Roquetas de Mar.
  • Corrupción

Gabriel Amat, el alcalde más investigado de España

Luis Casal
Compartir

Gabriel Amat ha visto el ascenso y la caída de cientos de políticos, pero a sus 74 años él sigue ahí. Presidente de la Diputación de Almería, alcalde de Roquetas de Mar y presidente del PP en la misma provincia, el “hermano mayor” que enseñó a bailar a Javier Arenas ostenta un cargo mucho menos glamouroso: es el representante público con más diligencias penales abiertas en la historia de la democracia española.

“Gabrié”, como se le conoce entre sus compañeros de partido, llegó a Almería desde su Granada natal allá por los años sesenta para trabajar como agricultor. Afiliado a Alianza Popular desde 1978, su andadura política se establecería algo después, en 1986, cuando fue elegido concejal de la pequeña villa de Roquetas de Mar, de la que se haría alcalde nueve años más tarde. Desde entonces, su nombre se ha convertido prácticamente en sinónimo tanto del pueblo como de las tramas que bailan a su alrededor. Una de ellas hasta lleva su nombre.

Amat tiene 27 investigaciones abiertas y 103 sociedades a su nombre o de cercanos bajo sospecha.

La pequeña espalda del roquetero carga actualmente con 27 piezas judiciales separadas y 103 sociedades que estarían inmersas en presuntos y diversos delitos, una impresionante telaraña mercantil familiar que le habría llevado a evadir “más de 100 millones” de euros de dinero público según la Asociación Mediterránea Anticorrupción y por la Transparencia (AMAyT). La unidad de crimen organizado de la Policía (UDYCO) es más benévola: solo le atribuyeron levantar 845 licencias inmobiliarias para beneficiar a 53 familiares. Nunca ha sido condenado.

Aunque se sigue definiendo a sí mismo como un agricultor de cara a sus votantes, “El pingüino” es también un poderoso empresario con varias explotaciones agrarias, concesionarios de coches y posesiones que, según su declaración de patrimonio de 2011, incluye nueve propiedades en Roquetas de Mar, dos en Las Lomas y varios solares en la provincia.De estas posesiones vienen la mayoría de sus líos con la Justicia, aunque ninguno ha podido con él.

Cuando en 2016 se archivo el caso ‘La Fabriquilla’, regaló a los concejales de la oposición una copia del escrito del fiscal.

Y no ha sido por intentos. Uno de los que más se acercó fue la imputación en la trama de corrupción urbanística La Fabriquilla,en el año 2014. El juez archivó el caso el 9 de febrero de 2016 señalando que Amat reunía los requisitos para acusarle de prevaricación, pero que no se podía demostrar que hubiese actuado “a sabiendas de su injusticia”.

Por aquel entonces todavía pertenecía a la Junta Directiva Nacional del Partido Popular, pero ni siquiera las reiteradas acusaciones de estafa, cohecho, prevaricación y tráfico de influencias pudieron sacarle del sillón. Para jactarse de la absolución, el alcalde regaló a la oposición municipal los expedientes de la Fiscalía: “Hagan lo que tengan que hacer”.

La Guardia Civil aún investiga la llamada Trama Amat, que relaciona a su familia con la compraventa de terrenos en Roquetas.

Porque a Amat le gusta presumir. Uno de sus recursos más utilizados es sacar pecho del aumento poblacional en Roquetas de Mar, que casi ha cuadruplicado su censo en los últimos 25 años. Este incremento tiene consecuencias directas con los ingresos del Ayuntamiento, que recibe un 18% de su dinero dependiendo de la población empadronada. Hace unos años imputaron al alcalde con otro caso relacionado con empadronamientos ilegales.

Lo mismo ocurre con sus redes de clientelismo. Donde se decía que está relacionado con 103 sociedades beneficiadas ilegalmente, la AMAyT asegura a día de hoy que ya superan las 300. Así se vertebra el argot jurídico conocido como Trama Amat, una causa que relaciona al alcaldísimo con la explotación del urbanismo en Roquetas. Compraventa de terrenos y promociones inmobiliarias alrededor de la familia Amat y sus amigos cercanos que hasta la fecha han dejado en la cuneta seis años de instrucción, seis jueces distintos y ningún culpable. La UDYCO todavía la está investigando.


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad