Susana Díaz no se da por muerta, el PP solo aceptará gobernar y Ciudadanos especula

Susana Díaz no se da por muerta, el PP solo aceptará gobernar y Ciudadanos especula

La todavía presidenta intenta forzar un pacto contra Vox mientras el PP se muestra dispuesto a pacar con el partido de Abascal. Los de Albert Rivera intentan presentarse como la bisagra entre dos bloques.
4 diciembre, 2018
La Mirada Común
Pablo Casado observa al candidato del PP-A, Juanma Moreno, en una intervención ante la prensa. Foto: EP.
  • Elecciones Andaluzas 2D

Susana Díaz no se da por muerta, el PP solo aceptará gobernar y Ciudadanos especula

La Mirada Común
Compartir

Este martes la mayoría de los partidos reúnen a sus ejecutivas nacionales o andaluzas para un análisis de los resultados del 2 de diciembre y los primeros movimientos serios para los pactos electorales. Susana Díaz continua con una programación de apariciones en medios casi de campaña, manteniendo el protagonismo y tratando de llevar la iniciativa

Aunque casi todas las partes dan por hecha una alianza PP-Ciudadanos-Vox, hasta el próximo 27 de diciembre las alianzas y negociaciones darán muchas vueltas. Susana Díaz no se da por muerta, aunque el PSOE federal prefiere que dimita salvo que sea capaz de formar gobierno. La todavía presidenta en funciones de la Junta de Andalucía está dispuesta a dar pelea y enfrentarse a la Ejecutiva de su partido y al resto del arco parlamentario andaluz. Su solución, de momento, pasa por un pacto con Ciudadanos y apoyo o abstención de Adelante Andalucía.

El PP se muestra más que dispuesto a pactar con Vox y solo aceptará negociar un gobierno que encabece. Y Ciudadanos ofrece una pirueta de triple alianza difícil pero que permite evitar a los de Abascal, y que de momento tanto PP como PSOE descartan.

Ciudadanos no se pone líneas rojas pero intenta presentarse como la opción más moderada.

Como ya hizo Albert Rivera la noche electoral, los líderes de Ciudadanos han dejado la puerta abierta a un pacto que evitaría a Vox y que implica que PP y PSOE le permitan gobernar pese a ser la tercera fuerza del parlamento. El argumento de Juan Marín, candidato naranja a la presidencia de la Junta de Andalucía, es «ni los de la Gürtel ni los de los ERE».

Peso importante en esta decisión puede tener Europa: los aliados liberales del partido de Rivera para las Europeas desconfían del Vox que hace guiños a Orban o LePen. Y el candidato a la alcaldía de Barcelona, Manuel Valls, directamente ha pedido una alianza que bloquee a los de Abascal.

Por otra parte, el propio partido naranja puede presentarse como la opción más moderada del arco parlamentario, de cara al futuro ciclo electoral: Ciudadanos como la llave frente a un PP+Vox y un PSOE+Podemos.


Compartir

Deja un comentario