Uno de cada tres ministros de Rajoy ya ha cruzado las puertas giratorias

Uno de cada tres ministros de Rajoy ya ha cruzado las puertas giratorias

Las puertas giratorias en el Gobierno de Mariano Rajoy ya afectan a cuatro exministros y a decenas de secretarios de Estado
12 marzo, 2019
Luis Casal
Mariano Rajoy y Soraya Sánez de Santamaría. Foto: PP.
  • Política

Uno de cada tres ministros de Rajoy ya ha cruzado las puertas giratorias

Luis Casal
Compartir

Este lunes nos desayunábamos con el ‘fichaje’ de la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría por el despacho de abogados Cuatrecasas, cerrando así un nuevo capítulo en el amplio historial de puertas giratorias en el Gobierno de Mariano Rajoy. Con ella, un tercio del anterior Consejo de Ministros ya ha dado este paso.

Aunque sabemos que las incorporaciones a empresas privadas por parte de miembros de la Administración ha sido un pan de cada día en los últimos mandatos, el alta de Sáenz de Santamaría por esta firma ha terminado por estrechar más que nunca el puente que une lo público con lo privado: desde que llegó Pedro Sánchez a La Moncloa, ese trasvase se ha agilizado y son decenas los ex altos cargos que han cruzado ‘la puerta’ en el último año.

La exvicepresidenta entró a formar parte de una empresa dirigida por Emilio Cuatrecasas, según adelantó El Plural, y se libró de la cárcel debido a un pacto con Fiscalía y Abogacía del Estado cuando éstas todavía dependían de su Gobierno. La resolución todavía no está clara, ya que todavía podría infringir la Ley de Incompatibilidades si asesorase a empresas afectadas por su Gobierno, pero la Oficina de Conflicto de Intereses considera que aun no se ha quebrantado nada. Tampoco lo consideró cuando otros exministros de Mariano Rajoy solicitaron autorización para ejercer en la empresa privada:

Román Escolano

El primero en traspasar ‘la puerta’ fue el que podría haber sido el ministro más fugaz de la democracia de no ser por los vaivenes societarios de Máxim Huerta: Román Escolano. El extitular de la cartera de Economía obtuvo el ‘sí puedes’ del Ministerio de Presidencia cuando pidió trabajar en la consultora Ernst & Young (EY) nada más salir de su cargo en el Gobierno.

Pero las idas y venidas de este economista entre la empresa pública y la privada no deberían sorprender a nadie. Antes de ser ministro fue vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y presidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO), cargos a los que accedió después de ejercer como asesor económico en el Gobierno de José María Aznar. Más tarde se incorporaría como director de Relaciones Institucionales del BBVA y consejero de Correos, Feve y el Icex.

Rafael Catalá

El exministro de Justicia, Rafael Catalá, pudo también recolocarse en la empresa privada apenas seis meses después de la moción de censura. El jurista, que ya había servido secretario de Estado de Justicia (2002-2004) y como secretario general de la casa de apuestas Codere (2005-2012), recibió autorización para volver a la empresa privada de la mano de Legalitas, el Atlético de Madrid y el despacho de abogados Herbert Smith Freehills, donde finalmente recaló.

Curiosamente, este último bufete había recibido un total de 1,18 millones de euros del Gobierno de Rajoy por asesorarle contra varios inversores internacionales. El despacho es ya un viejo conocido de las puertas giratorias, ya que en su equipo coinciden también  el exministro Josep Piqué y Leopoldo González Echenique, presidente de RTVE de 2012 a 2014.

Íñigo de la Serna

Iñigo de la Serna fue el último ministro de Fomento de Mariano Rajoy, aunque sus labores actuales se encuentran alejadas de la politica. El ingeniero de caminos fichó en septiembre por la compañía Seeliger y Conde, dedicada a la búsqueda de talento directivo, y desde noviembre es asesor de la tecnológica NEC Ibérica, además de asesor del Banco Interamericano de Desarrollo

De la Serna fue el primer ministro cercano a los círculos de Santamaría en abandonar la política, fruto de la reestructuración del PP tras la victoria de Pablo Casado.

Otros altos cargos

A la lista de ministros que han recalado en la empresa privada se suma otra multitud de altos cargos del Gobierno de Rajoy. Es el caso del que fuera primer responsable de Defensa y embajador en Estados Unidos, Pedro Morenés, ahora dado de alta como asesor jurídico por cuenta propia. No tuvo la misma suerte su sucesora en el cargo, María Dolores de Cospedal, cuyo fichaje por la firma de abogado Hogan Lovells se vio frustrado por las grabaciones de Vilarejo.

Ocurre lo mismo con Agustín Conde, secretario de Defensa durante los dos últimos años de Rajoy, que pasó a formar parte de la empresa armamentística Mechanical & Inginiering S.L, según adelantó El Boletín. En la misma línea del ministerio se sitúa el anterior Jefe del Estado Mayor de la Defensa, el militar Fernando García Sánchez, cuya trayectoria en la protección del pais le debió servir de alguna manera para desempeñar la presidencia de la Fundación Iberdrola, donde se encuentra actualmente.

El expresidente de INECO, Isaac Martín Barbero, trabaja actualmente para la VTC Cabify, protegida por el PP.

La secretaría de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda estuvo desempeñada por Julio Gómez-Pomar hasta junio de 2018, aunque después del visto bueno de la Oficina de Conflicto de Intereses ese dejaría de ser su destino: el economista pasó a formar parte de la escuela de negocios Instituto de Empresa. Su excompañero Miguel Contreras, que fuera presidente de la SIEPSE, no tardaría mucho más en recalar en Contraner Ingenierías y Proyectos.

Pasa también con el expresidente de INECO, Isaac Martín Barbero, que actualmente se gana el sueldo trabajando para la VTC Cabify, o con la ex secretaria general de Industria y Pymes, Begoña Cristeto, que a día de hoy ejerce como consultora en la red global KPMG. Por su parte, Antonio Dorado Picón, que fue nombrado secretario general de la Administración de Justicia durante los últimos meses de Catalá al frente del ministerio, volvió a su puesto como profesor de la Universidad Pablo Olavide de Sevilla (privada).

La consultora EY Abogados cuenta en su plantilla con hasta tres secretarios de Estado.

Juan Antonio Carrasco, que fue jefe del Estado Mayor Conjunto de la Defensa, fue contratado por la multinacional aeronaútica Airbus Defense y Space. Paralelamente Gregorio Izquierdo Llanes, expresidente del INE, recaló en la CEOE mientras que Pablo Zalba Bidegain, expresidente del Instituto de Crédito Oficial, acababa en Deloitte.

Además del conocido caso de las eléctricas, otra firma conocida para fichar a políticos es  EY Abogados. Esta consultora ha logrado  en los últimos años ajenciarse los contratos de altos cargos como el exsecretario de Estado de Empleo y asesor de Economía del PP en el Congreso, Juan Pablo Riesgo, la exsecretaria de Estado de Presupuestos y Gastos Marta Fernández Curras o el exsecretario de Estado de Hacienda Miguel Ferre.

David Martínez Fontano ha pasado de ser presidente de MERCASA a entrar como directivo en MAKRO Autoservicios S.A.; Francisco Javier Cuesta Nuin, expresidente de Correos, ha hecho lo propio en el Grupo Aleatica México. Por su parte Elvira Rodríguez, expresidenta de TRAGSA, trabaja ahora para Renault, mientras que Eva Valle, exdirectora de la oficina económica de Rajoy, en la empresa QED Economics. La lista termina -por el momento- con Jaime García-Legaz, expresidente de Aena, que actualmente se encuentra en Día.


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad