Darles miedo
La Mirada de Hugo Martínez Abarca

Darles miedo

"A Vox se suman un PP y Ciudadanos que lo blanquean imitando su escalada retórica y política e incluyéndolos en el bloque de gobierno posible mientras todos los demás serían peligrosos extremistas con quien no se puede llegar a ningún acuerdo"
25 marzo, 2019
Hugo Martínez Abarca
Lo peor que le podría pasar a España ahora mismo, lo mejor que podrían conseguir Casado (PP), Abascal (Vox) y Rivera (Ciudadanos), es que se replicase al histrionismo en el que está instalada la derecha
  • Elecciones nacionales

La Mirada deHugo Martínez Abarca

Darles miedo

Hugo Martínez Abarca
Compartir

Cuando un equipo pequeño visita el Bernabéu y mantiene la pelota durante un tiempo o incluso llega al área del Madrid, la afición de ese equipo canta “míralos, míralos: cómo se acojonan”. Es un cántico que no suele ir acompañado de ocasiones de gol ni, desde luego, de goles: cuando un equipo pequeño pone en verdadero peligro al Madrid lo que suele cantar su afición es “Sí, se puede”. Presumir de estar acojonando al Madrid es un consuelo temporal de quien sabe que lo más probable es que se vaya goleado a casa.

Me acordé de los cánticos del Bernabéu ayer al leer la columna de Lucía Méndez en El Mundo sobre el miedo como elemento determinante en las elecciones: no el miedo que se dé a tal o cual comité de poderosos (ya sea Soros o el IBEX) sino el que se da a los electores. Dice Méndez que buena parte de la supervivencia de Rajoy en 2015 y 2016 se basó en el miedo a que el Podemos de Pablo Iglesias liderase la alternativa de gobierno: el miedo de muchos electores, claro. Y que en 2019 tiene toda la pinta de ser Pedro Sánchez quien explote el miedo (justificadísimo, pero ese es otro asunto) al trío de Colón y al retroceso histórico que supondrían para España.

Entre ayer y hoy han aparecido dos encuestas (El País y ABC) que ratifican el diagnóstico de Lucía Méndez. Vox, PP y Ciudadanos estarían muy lejos de poder sumar y el PSOE capitalizaría el miedo a la regresión democrática, social y liberal. Vox va a traer un clima político asfixiante, peligroso y más agresivo que el que hemos conocido en España en mucho tiempo, pero sus histrionismos de todo tipo permiten alertar a los demócratas de los riesgos de esa coalición del odio y la corrupción. Porque a Vox se suman un PP y Ciudadanos que lo blanquean imitando su escalada retórica y política e incluyéndolos en el bloque de gobierno posible mientras todos los demás (los que no quieren recortar ni un derecho a nadie) serían peligrosos extremistas con quien no se puede llegar a ningún acuerdo.

«Lo peor que le podría pasar a España es que se replicase al histrionismo en el que está instalada la derecha con cierta simetría»

Cada partido tiene sus analistas e ideólogos, más sesudos o menos. Parece claro que las tácticas de PP, Vox y Ciudadanos no están pensadas para ensanchar el campo electoral de las derechas (y después gobernar) sino que buscan exclusivamente el interés de cada partido dentro de ese bloque incluso aunque las tres tácticas agregadas estrechen el campo electoral del bloque en su conjunto. Por eso PP y Ciudadanos se estarían escorando hacia Vox para evitar una sangría electoral. Quizás sólo la candidata del PP de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, esté pensando en ensanchar ese bloque reaccionario anunciando que Ciudadanos tiene alma socialista y podría pactar con el PSOE en Madrid: es una hipótesis que cualquier madrileño sabe imposible, pero que beneficia electoralmente al bloque de derechas al ayudar a mantener para Ciudadanos los votos moderados que podría perder por su escoramiento hacia el sectarismo de derechas.

Lo peor que le podría pasar a España ahora mismo, lo mejor que podrían conseguir Casado, Abascal y Rivera, es que se replicase al histrionismo en el que está instalada la derecha con cierta simetría. Los españoles llevan escuchando las trompetas del apocalipsis desde hace tiempo y ya saben bien que el apocalipsis no viene, que los trompetistas mienten. Sólo un giro retórico o político en los partidos del bloque de la moción de censura que generase un miedo análogo al que está generando la deriva ultra de las derechas españolas puede darles a éstas posibilidades de gobernar. Recordemos lo que pasaba en el Bernabéu: que sólo las aficiones que saben que van a perder se consuelan presumiendo durante unos minutos de al menos haber dado miedo. Gritemos más “Sí, se puede” y menos “míralos, cómo se acojonan”.


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad