El medio rural, tan cerca y tan lejos
La Mirada de José Luis Nieto

El medio rural, tan cerca y tan lejos

"No podemos seguir dando la espalda a la realidad del medio rural: Es necesario dialogar más con sus habitante y escucharles"
24 marzo, 2019
José Luis Nieto
  • Opinión

La Mirada deJosé Luis Nieto

El medio rural, tan cerca y tan lejos

José Luis Nieto
Compartir

El próximo 31 de marzo, la España vaciada se manifestará en Madrid para denunciar su insostenible situación: despoblación, marginalidad y envejecimiento de la población tras décadas de abandono del mundo rural por parte de las distintas Administraciones. En la Comunidad de Madrid, el medio rural está muy cerca físicamente de la ciudad de Madrid y su área metropolitana pero, al mismo tiempo, muy alejado de las preocupaciones de los habitantes de la capital y más aún, de las prioridades políticas del Gobierno regional. Vivimos de espaldas a esta realidad que tenemos tan próxima, con unas problemáticas muy específicas, a las que desde las instituciones y desde los partidos políticos debemos ofrecer soluciones.

La Comunidad de Madrid se organiza territorialmente en 179 municipios y su población, unos 6 ́5 millones de habitantes, se concentra mayoritariamente en el área metropolitana de Madrid. El medio rural supone aproximadamente un 53% del territorio autonómico, pero en él vive solo un 3% de la población. En muchos de estos municipios cada vez es más difícil, si no imposible, realizar actividades tan necesarias y cotidianas como comprar una barra de pan u otros alimentos básicos o retirar dinero de una oficina bancaria o de un cajero automático, situaciones que se agravan como consecuencia del envejecimiento demográfico y las dificultades para desplazarse a otras poblaciones próximas, donde es posible realizar estas tareas.

El medio rural que, sin embargo, es añorado por las personas que habitan en la ciudad, que se desplazan hasta él con cierta frecuencia, para realizar  actividades de ocio, deportivas o culturales. Estas actividades, en muchas ocasiones, generan un impacto en dicho medio natural, al convertirlo en un gran parque temático de fin de semana.

«Las políticas de protección del medio ambiente deben ir acompañadas del impulso a las actividades agrarias y ganaderas»

A finales del año pasado, EQUO Madrid organizó una jornada titulada ‘Alternativas de futuro en zonas rurales: cuidar del territorio y cuidar de las personas’, para reflexionar, de forma conjunta, acerca del futuro de las zonas rurales de la Comunidad de Madrid, con un altísimo valor medioambiental, paisajístico, histórico y cultural, pero, cada vez, con menos población.

En estas jornadas se constató que las políticas de protección del medio ambiente deben ir acompañadas del impulso a las actividades agrarias y ganaderas tradicionales y de políticas que permitan fijar la población del medio rural. Se compartieron experiencias municipalistas que demuestran que en los pueblos de nuestra región es posible llevar a cabo iniciativas locales vinculadas a la agroecología, que permitan el desarrollo local, atraer población joven y que la misma disponga de los medios económicos necesarios para poder vivir con dignidad.

Asimismo, es necesario cuidar y garantizar que las personas que habitan en nuestros pueblos dispongan de unos servicios básicos indispensables como escuelas, centros de salud, medios de transporte o conexión a Internet. Sin estos servicios, lamentablemente, estas poblaciones seguirán languideciendo sin remedio.

«No podemos seguir dando la espalda a la realidad del medio rural: es necesario dialogar más con sus habitante y escucharles»

En esta legislatura, desde EQUO hemos trabajado en la Asamblea de Madrid para impulsar una Ley del Patrimonio Natural de la Comunidad de Madrid que asegure una protección del territorio y del paisaje y garantice la protección de la biodiversidad y de los diferentes hábitats y especies. Lamentablemente, esta iniciativa no salió adelante, por los votos en contra de PP y Ciudadanos. La despoblación del mundo rural es un drama humano, territorial, ecológico y estratégico, de cuya gravedad la sociedad urbana no termina de darse cuenta, pero que nos afecta a todas.

No podemos seguir dando la espalda a la realidad del medio rural: es necesario dialogar más con sus habitante y escucharles. También es necesario potenciar espacios de participación que faciliten su implicación en la búsqueda de soluciones y hacer propuestas a tener en cuenta por las Administraciones públicas, para que el medio rural no sólo esté físicamente próximo al medio urbano, sino que también sea objeto de las prioridades políticas.


Compartir

Deja un comentario