El puñado de votos del que hablará todo Madrid el lunes
La Mirada de Hugo Martínez Abarca

El puñado de votos del que hablará todo Madrid el lunes

Muy pocos votos van a decidir si Manuela Carmena sigue siendo alcaldesa de Madrid y si Íñigo Errejón pone fin a 25 años de políticas injustas.
24 mayo, 2019
Hugo Martínez Abarca
Íñigo Errejón y Manuela Carmena en un acto de campaña.
  • Elecciones autonómicas

La Mirada deHugo Martínez Abarca

El puñado de votos del que hablará todo Madrid el lunes

Hugo Martínez Abarca
Compartir

Hace unos años un periodista que había trabajado en otra comunidad gobernada por el PP me resumió perfectamente los gobiernos del PP en Madrid: “Allí gobiernan y mientras tanto roban; en Madrid roban y mientras tanto gobiernan”.

Cientos de miles de los madrileños y madrileñas que votarán el domingo no han conocido más gobiernos autonómicos que los del PP de Madrid. Muchos jóvenes ni recuerdan el tamayazo que inauguró una época nefasta para la democracia, para nuestras instituciones y para los derechos sociales. Y sin embargo todos ellos llevan muchos años viviendo un Madrid real moderno, trabajador, solidario, diverso, luchador. Se podría recuperar para explicar lo que se juega Madrid el domingo aquello de que necesitamos elevar a la categoría política de normal lo que a nivel de calle es simplemente normal; y que debemos desterrar de la normalidad política los continuos escándalos que a nivel de calle son intolerables.

En 2015 la ciudad de Madrid vivía una situación parecida: tras 25 años de gobiernos del PP Manuela Carmena lideró una candidatura que generó un entusiasmo popular que no habíamos vivido en una campaña electoral. Eso que llamamos desborde llevó a Manuela Carmena a la alcaldía y a Esperanza Aguirre a la oposición por apenas 7840 votos. En la Comunidad de Madrid no fue posible entonces el cambio pese a que también había una mayoría de votos progresistas porque, mientras en la ciudad IU-CM sólo había obtenido un 1.71% de votos, en la Comunidad alcanzó un 4.14% que quedó sin representación. La derecha sumó un diputado más y retrasó el cambio cuatro años.

Hay incluso sectores que hacen una crítica exageradamente dura a Manuela Carmena al tiempo que prometen que sus hipotéticos concejales apoyarían su investidura.

Todas las encuestas dan una foto parecida de lo que puede suceder este domingo en el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid. En ambos casos es posible una mayoría progresista, pero tanto en el Ayuntamiento como en la Comunidad la distancia entre ambos bloques depende de un puñado de votos.

En Madrid hemos vivido la experiencia del gobierno de Manuela Carmena. Pese a todas las trabas puestas por el gobierno autonómico y por el central en la época del tándem Rajoy-Montoro, pese a los continuos apocalipsis que ha anunciado la histriónica derecha madrileña, Madrid ha cambiado de rumbo y lo ha hecho a mejor en todos los aspectos. Madrid es hoy una ciudad más justa, más moderna y mejor gestionada. Tan es así que incluso hay sectores minoritarios que hacen una crítica exageradamente dura a estos cuatro años al tiempo que piden el voto para garantizar, dicen, que siga siendo alcaldesa Manuela Carmena.

Hay un síntoma de que puede haber gobiernos progresistas mejor que cualquier encuesta. En la campaña electoral de Más Madrid (la candidatura de Íñigo Errejón, Manuela Carmena y de otras 25 listas de los mayores municipios madrileños) estamos viviendo un entusiasmo popular que parecía irrecuperable. Las colas para llevarse una banderola al balcón de casa, la acogida en las mesas en los barrios y pueblos, la asistencia a los actos principales y secundarios, la cantidad de voluntarios y voluntarias, la creatividad en canciones, dibujos, carteles, camisetas, chapas de gente ajena a la campaña de Más Madrid… han hecho que en Madrid se esté viviendo un clima político que pronostica cosas importantes. Aunque sea difícil de cuantificar, parece difícil que alguien niegue que la irrupción de Manuela Carmena e Íñigo Errejón a través de Más Madrid está protagonizando la campaña electoral y permite explicar la diferencia entre lo que sucedió el 28 de abril en Madrid y lo que pronostican las encuestas para el 26 de mayo.

Vivimos las elecciones generales del 28 de abril como una cita épica con la historia de nuestro país. Teníamos que parar la amenaza ultra y ello nos llevó a muchísima gente a votar responsablemente en vez de primar las críticas que pudiéramos tener. Y lo conseguimos. La coalición del odio y la corrupción perdió.

Que  Manuela Carmena siga siendo alcaldesa e Íñigo Errejón ponga fin a 25 años de políticas injustas depende de los votos a Más Madrid.

Las elecciones municipales y autonómicas de este domingo tienen en Madrid un aire distinto, quizás más lírico que épico, como estamos comprobando en la campaña electoral de Más Madrid. Lo que está en juego afecta a nuestras vidas cotidianas: son los hospitales, los colegios, la universidad, los servicios sociales, las escuelas infantiles, el aire que respiramos, el metro, el recibo del agua, nuestros parques, polideportivos, el cuidado de niños y mayores…

Pero casi se diría que hay un anhelo que se percibe como aún más importante para nuestro orgullo: decirle al mundo que Madrid mira al futuro, que no se resigna a volver a un pasado turbio e injusto. Que Madrid no quiere volver 60 años atrás sino que quiere mirar hacia delante liderando a las principales ciudades de Europa. Que la Comunidad de Madrid no necesita que Isabel Díaz Ayuso recoja y mejore la herencia de Esperanza Aguirre, Ignacio González y Cristina Cifuentes sino que podamos presumir de unas instituciones a la altura de quienes llenan las calles el 8 de marzo, los viernes por el clima, el orgullo, las manifestaciones contra la guerra, el 15M. Que Madrid está a la altura de la ciudad de nuestros abuelos, que admiró al mundo resistiendo al fascismo, y de la de nuestros padres que lo venció saliendo en masa, en paz, en silencio, con firmeza y esperanza cuando el fascismo asesinó a los abogados de Atocha.

Madrid se juega buena parte de su futuro este domingo. La diferencia va a estar en muy poquitos votos. Y nadie va a ir a votar a quienes queramos que gane por cada uno de nosotros. Que Manuela Carmena siga siendo alcaldesa de Madrid depende de que todas las personas que queremos que Madrid siga mejorando votemos Más Madrid. Que Íñigo Errejón consiga poner fin a 25 años de políticas injustas y muchas veces delictivas depende de que vayamos todos y todas a votar a Más Madrid. Será por muy pocos votos: de cada uno de nosotros y nosotras depende que en los próximos años podamos presumir de que Madrid es esa Madrid moderna, solidaria, justa, diversa y atrevida de la que tan orgullosos nos sentimos quienes vivimos en Madrid.


Compartir

Una respuesta a “El puñado de votos del que hablará todo Madrid el lunes”

Tu mirada COMENTARIOS

Deja un comentario