El que ha ganado en Andalucía es Aznar
La Mirada de Rosa Paz

El que ha ganado en Andalucía es Aznar

Dos cachorros del PP de Aznar, Casado y Abascal, y un partido al que apoyó hace pocos meses, Ciudadanos, pueden volver a la derecha como pedía el expresidente.
5 diciembre, 2018
Rosa Paz
José María Aznar junto a Pablo Casa en su comparecencia en el Congreso. Foto: EP.
  • Elecciones Andaluzas 2D

La Mirada deRosa Paz

El que ha ganado en Andalucía es Aznar

Rosa Paz
Compartir

Si finalmente en Andalucía se constituye un Gobierno del PP, Ciudadanos y Vox, habrá ganado José María Aznar. Ya en la noche del domingo, el expresidente debió de descorchar el champán: dos de sus más queridos alevines, Pablo Casado, presidente del PP, y Santiago Abascal, presidente de Vox, podían unir fuerzas junto con un partido, Ciudadanos, al que Aznar había demostrado gran querencia cuando su sucesor en el gobierno y el partido, Mariano Rajoy, seguía aún en el ejercicio del poder.

Fue en estos últimos años, antes de la moción de censura y el advenimiento de Casado, cuando el expresidente de la foto de las Azores empezó a hablar de la necesidad de refundar el centro derecha. No se sabe si entonces prefería con la hegemonía del partido de Albert Rivera o del suyo propio, del que se mostraba tan despegado. Cuando su pupilo Casado ganó el congreso en julio, Aznar giró el foco. Ya parece preferir de nuevo al PP, pero quiere el PP que él tenía, el que agrupaba a toda la derecha, desde la extrema al centro.

Aznar reprocha a Rajoy que el espacio del centro-derecha esté “dividido en tres”.

De hecho, no hace ni un mes Aznar se lamentaba en público de que él dejó unido el espacio electoral de centro-derecha y ahora, tras el paso de Rajoy, está “dividido en tres”. Así que entre refundar o refundir, Aznar parece decantarse por esto último. Especialmente con Vox, porque Abascal y otros dirigentes del partido de la extrema derecha salieron del PP cuando, según ellos, Rajoy lo despojó de los valores del aznarismo.

A Aznar, Abascal le parece “un chico lleno de cualidades”, según declaraciones del pasado 28 de octubre, aunque preferiría que orientara “políticamente sus aptitudes donde las tuvo en otros momentos”. Es decir al PP. Porque no es que Abascal se haya radicalizado, ya pensaba lo mismo cuando era militante popular. Es que entonces se sentía cómodo con las posiciones que defendían sus mentores Aznar y Esperanza Aguirre. Fue después cuando se revolvió, como otros, contra lo que consideraban la indolencia programática del PP de Rajoy.

Aznar y Casado quieren que sus votantes en Vox y Ciudadanos “vuelvan a casa”.

Ciudadanos tiene otro origen, pero sus votantes, como los de Vox, provienen en su mayoría del granero del PP. Quizás compartir ese caladero electoral es una de las razones, no parece la principal, por las que tampoco el partido naranja le hace ascos al apoyo de los diputados andaluces de Abascal.

El objetivo de Aznar y Casado es que esos electores “vuelvan a casa” y recoger de nuevo a todos sus representantes bajo unas únicas siglas. Mientras, gobernar juntos puede contribuir a ese propósito. Desde luego, al de ir ocupando el mayor espacio de poder posible. Así las derechas podrían ensayar en Andalucía un modelo exportable a otras autonómías y al gobierno central. Eso, si los votantes de izquierdas no lo impiden.


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad