El semen congelado funciona en el espacio
La Mirada de Jorge Ruiz Morales

El semen congelado funciona en el espacio

17 julio, 2019
Jorge Ruiz Morales
Dos astronautas durante una EVA (extravehicular activity) en la Estación Espacial Internacional.
  • Ciencia

La Mirada deJorge Ruiz Morales

El semen congelado funciona en el espacio

Jorge Ruiz Morales
Compartir

Un grupo de investigadores españoles del Instituto Dexeus de la Mujer y de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), han presentado los resultados de su trabajo donde se demuestra que, el semen humano congelado es válido para la reproducción de la especie en condiciones de ingravidez en el espacio.

La doctora Montserrat Boada, que ha liderado la investigación, ha presentado las conclusiones en el marco del 35º Congreso de la European Society of Human Rreproduction and Embriology (ESHRE), celebrado en Viena (Austria).

Existen estudios que han descrito cómo afecta la ingravidez a estructuras celulares y moleculares, al sistema cardiovascular, músculo-esquelético, nervioso y endocrino, «pero su impacto sobre las células germinales, como los espermatozoides o los óvulos, y sobre la reproducción humana no se conoce con detalle», ha manifestado la doctora Boada.

La NASA informó el pasado año 2018 de que iba a realizar estudios en este sentido a través de una línea de investigación denominada Micro 11. Sin embargo, aún no se conocen los resultados de tal estudio.

La doctora Boada insiste en que este es el primer estudio con conclusiones claras sobre la incidencia de la ingravidez en las células embrionarias humanas. Se ha demostrado que la concentración, movilidad, vitalidad y fragmentación del ADN espermático no sale alterado en ninguno de estos tests, comparados con las propiedades en condiciones de gravedad de la Tierra.

Proceso de congelación de semen a -196ºC.
Proceso de congelación de semen a -196ºC.

El estudio se ha realizado tomando muestras de semen de diez voluntarios sanos. Cada una de ellas se dividió en dos grupos, una para el estudio en condiciones de microgravedad y otra de control. Las muestras se congelaron en nitrógeno líquido a -196º C y se introdujeron en un tanque específico para transporte aéreo colocado en una avioneta del Aeroclub Barcelona-Sabadell, especializada en vuelos acrobáticos para estudios científicos.

Esta avioneta, utilizando la técnica de caída libre que puede reproducir las condiciones de ingravidez de un vuelo espacial, realizó 20 parábolas de 8 segundos, simulando la ingravidez que experimenta un astronauta en vuelo.

Posteriormente, el esperma se descongeló, analizó y se comparó con las muestras de control de los donantes para ver si había variado su capacidad fértil, su concentración, movilidad, vitalidad, morfología, apoptosis y fragmentación del ADN espermático. El resultado fue que no se observó diferencias significativas.

Las concordancias han ido desde el 100% en vitalidad del ADN, de un 90% en movilidad y un 80% en la morfología. Según la doctora Boada, es posible que estas pequeñas diferencias sean debidas más a lo heterogéneo de las muestras que al efecto de la ingravidez.

El motivo de porque se ha comenzado con pruebas sobre el esperma humano es que no está sujeto a restricciones legales. También se quiere analizar los efectos de la ingravidez sobre ovocitos y embriones, aunque para ello es preciso contar con el respaldo legal de la Comisión Nacional de Reproducción Humana.

Pero el proyecto es mas amplio. Se quiere demostrar si se puede transportar esperma humano congelado al espacio, si se podría implantar, si podría fecundar correctamente y si daría lugar a un embarazo.

En definitiva, saber las capacidades de reproducción que tendríamos los humanos fuera de la Tierra.

 


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad