La transición energética
La Mirada de Jorge Ruiz Morales

La transición energética

Por primera vez en la historia somos los seres humanos los que estamos modificando el clima.
4 marzo, 2019
Jorge Ruiz Morales
  • Ciencia

La Mirada deJorge Ruiz Morales

La transición energética

Jorge Ruiz Morales
Compartir

La transición energética está muy ligada al cambio climático. Es decir, depende de como abordemos la transición energética se podrá frenar el calentamiento global del planeta e iniciar una reversión del ciclo.

Por primera vez en la historia somos los seres humanos los que estamos modificando el clima. El uso y abuso de los combustibles fósiles es el origen del aumento imparable del aumento de la temperatura global. Hemos inaugurado una nueva época: la antropogénesis.

Todos los expertos coinciden en que, de nuestro estilo de vida, el transporte es el principal responsable de la contaminación. Hay que incidir en resolver eficazmente este problema. Algunas ciudades, cómo Madrid, están tomando medidas en este sentido. Limitación de la circulación de vehículos contaminantes, potenciar el transporte público, fomentar medios alternativos de transporte cómo bicicletas, patinetes y vehículo eléctricos, bonificación a empresas que asuman los bonos transportes de sus trabajadores…

El otro campo de batalla se establece en la producción de la energía. La descarbonización de la producción energética, pasa inevitablemente por el cierre de la centrales basadas en combustibles fósiles.

Una central térmica de carbón, en Asturias.
Una central térmica de carbón, en Asturias.

Todas las fuentes son contaminantes en distinta medida. Desde el mayor grado de las de carbón y petróleo, a las que contaminan menos como las renovables y la nuclear.

En este camino de transición energética se habla con mucho énfasis del autoconsumo. Todo ello al calor de la derogación del llamado “impuesto al Sol”. Ha existido un relato interesado en unir estos dos conceptos. En España nunca ha estado gravada la producción de energía de instalaciones de hasta 10kW. Es decir, el autoconsumo siempre ha sido posible a nivel domestico o una pequeña empresa. Hay que considerar que la contratación media domestica está entre 3 y 4kW de potencia.

Al calor de todo esto, los fabricantes e instaladores están viendo como se anima el mercado. La demanda de placas solares y las inevitables baterías, va en aumento. Y también va en aumento su ubicación en los programas electorales de los partidos.

Hay propuestas absolutamente descabelladas. Algunos plantean que es viable técnicamente sustituir la potencia nuclear y de carbón en 2025, tanto desde el punto de vista de cobertura de demanda, como del de la estabilidad de frecuencia. Sostienen que el respaldo venga ¡¡por el gas!! Gas que importamos (aumento de los costes) y que es muy contaminante. El gas natural no es una energía limpia como se ha intentado hacer ver, sino que en su proceso suelta contaminantes a la atmósfera. En definitiva, es un combustible fósil.

Algunos puntos a considerar cuando oigamos o leamos sobre transición energética y autoconsumo:

No es lo mismo una casa aislada, de campo o chalet, que un bloque de  viviendas.
Si me inclino por el autoconsumo, ¿me desconecto de la red?
Coste de la instalación y amortización en función de la potencia que necesitamos.
Espacio disponible para la instalación en función de la potencia a obtener.

Una vivienda con placas solares en el tejado.
Una vivienda con placas solares en el tejado.

En la buena dirección hay que destacar las iniciativas adoptadas por el Ayuntamiento de Madrid. Durante la Feria Internacional de Energía y Medio Ambiente, GENERA 2019, el Delegado de Economía y Hacienda, Jorge García Castaño, presentó la financiación verde del Ayuntamiento.

Prestamos para la rehabilitación sostenible de viviendas.
Concurso público para invertir en iniciativas de impacto social y/o medioambiental.
Intervenciones en materia de eficiencia energética.
Fiscalidad verde.

Su aplicación al propio Ayuntamiento ya están en marcha. Dotar a 51 edificios públicos de instalaciones eléctricas renovables, con un ahorro de 120.000€ anuales. Esto permitiría, también, un ahorro en la emisiones contaminantes de 410.000 kg CO2.

Según destacó Castaño, “si bien la política del Ayuntamiento es de aplicación local, está enraizada en los compromisos globales alcanzados por la comunidad internacional. Nuestro mérito está en anticipar y localizar en la ciudad de Madrid los acuerdos de la agenda 2030”.

Estas medidas locales serán un buen complemento de las que se adopten a nivel general. Son las políticas ambientalistas del Gobierno las que conducirán hacia una transición energética en la buena dirección.

Un ejemplo sobre esta necesaria colaboración. Recientemente, el gobierno balear ha aprobado prohibir los coches diesel en 2025 y los de gasolina en 2035. Se pretende fomentar el transporte eléctrico. Sin embargo, hay que señalar que la energía eléctrica de las islas proviene en un 61% de centrales de carbón. Es decir, recargamos un coche eléctrico con la energía más contaminante.

Solamente una política clara a favor de la descarbonización apoyada en las energías renovables con soporte (para cuando no exista ni viento ni sol) en la energía nuclear, nos permitirá afrontar el reto de frenar el calentamiento global.


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad