Las ciudades pueden liderar la lucha contra el cambio climático
La Mirada de José Luis Nieto

Las ciudades pueden liderar la lucha contra el cambio climático

Ha llegado la hora de reflexionar sobre el importante papel que pueden desempeñar las ciudades en su responsabilidad con el planeta y la lucha contra el cambio climático.
26 diciembre, 2018
José Luis Nieto
  • Medio Ambiente

La Mirada deJosé Luis Nieto

Las ciudades pueden liderar la lucha contra el cambio climático

José Luis Nieto
Compartir

En las últimas semanas hemos asistido a una serie de acontecimientos, como la Cumbre del Clima (COP24) o la puesta en marcha de Madrid Central, que nos permiten reflexionar sobre el importante papel que pueden desempeñar las ciudades, y que, de hecho, algunas como Madrid ya están desempeñando, para reducir las emisiones contaminantes y combatir el cambio climático.

El calentamiento global es una de las mayores amenazas a las que se enfrenta la humanidad, y si no actuamos de forma urgente y decidida, la temperatura media del planeta podría llegar a aumentar a final del siglo, por encima de los 3 grados centígrados. Un dato muy alejado del recomendado por los científicos y que debería hacernos reaccionar inmediatamente. De hecho, el mundo está ya en un grado centígrado de incremento y los impactos en forma de eventos meteorológicos extremos son cada vez más frecuentes e intensos. Según un informe de la Sociedad Meteorológica Americana, presentado recientemente, el calentamiento global ha triplicado la probabilidad de que se den olas de calor en el sur de Europa, respecto a 1950.

El resultado final de la COP24, si bien se han producido algunos avances, ha sido francamente decepcionante y permite concluir que nos queda mucho y de forma extremadamente urgente por hacer a escala mundial, con implicación de todos los países, a nivel político, administrativo, empresarial y, por supuesto, personal.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comunicó en la COP24 que en breve presentará al Congreso la ley de Cambio Climático, que está pendiente desde 2011, hecho que genera una gran perplejidad, dada la urgencia para actuar según todas las recomendaciones hechas por los expertos.

Las grandes ciudades son responsables del 70 % de las emisiones de gases de efecto invernadero, pero al mismo tiempo pueden ser los lugares desde donde se pueden hacer las principales conquistas para luchar contra el cambio climático.

En este sentido son de destacar todas las medidas puestas en marcha por el Ayuntamiento de Madrid, como el Plan A de Calidad del Aire que contempla, entre otras medidas, la delimitación de una zona de bajas emisiones contaminantes como es Madrid Central, o la nueva Ordenanza de Movilidad Sostenible que limita la velocidad de los vehículos en las vías públicas. Estas medidas implementadas desde el Área de Medio Ambiente y Movilidad, dirigida por nuestra compañera de EQUO Inés Sabanés, están orientadas a reducir de forma estructural las emisiones de gases contaminantes y sus efectos perniciosos para la salud y la vida humana, y para el planeta.

Este hecho contrasta con la ausencia de un compromiso serio del Gobierno de la Comunidad de Madrid para actuar sobre las emisiones contaminantes en el ámbito de su competencia. En lugar de ello y a falta de argumentos serios, se ha dedicado en los últimos tiempos a poner “palos en la rueda”, en forma de recursos judiciales a las administraciones que, como el consistorio madrileño, han impulsado sus propios planes.

¿Es esta su forma de actuar responsablemente por el interés de todos los ciudadanos y la defensa de la vida?

Menos mal que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha puesto las cosas en su lugar, aseverando en su resolución de rechazo a la paralización de Madrid Central que: “frente al interés general, no pueden prevalecer intereses de otras administraciones públicas, ni los intereses de los ciudadanos más afectados por las medidas limitativas”.

Las personas también podemos y debemos ejercer nuestra responsabilidad con el planeta y la lucha contra el cambio climático, revisando nuestros hábitos de movilidad por la ciudad, de consumo, la temperatura a la que mantenemos nuestras viviendas en invierno y en verano… Todas somos en parte responsables del problema y a la vez formamos parte de la solución.

Confiemos en que la responsabilidad de la ciudadanía en los próximos comicios electorales de 2019 permita que las administraciones que surjan de las urnas adquieran un compromiso firme con las personas y con el planeta, para actuar sin dilación, desde todos los ámbitos, contra el cambio climático.

 


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad