Madrid Central y el derecho al espacio público, a la seguridad y a la vida
La Mirada de Ana Montalbán

Madrid Central y el derecho al espacio público, a la seguridad y a la vida

La iniciativa no es un caso aislado, sino un primer paso en una línea de justicia social en la que ya trabajan multitud de ciudades de diferentes escalas y ámbitos geográficos.
1 diciembre, 2018
Ana Montalbán
Peatones caminan por las nuevas aceras ampliadas de la Gran Vía. Foto: Europa Press.
  • Movilidad

La Mirada deAna Montalbán

Madrid Central y el derecho al espacio público, a la seguridad y a la vida

Ana Montalbán
Compartir

Mientras en París se interesan por el Modelo Pontevedra y por cómo implementar algunas de sus fórmulas, en España nos asustan apuestas mucho más descafeinadas, como Madrid Central, donde ni siquiera se ha podido conseguir que los colegios sean áreas especialmente protegidas y los coches, dirigidos por padres y madres apresurados, pueden seguir llegando a hasta las mismas aulas para depositar o rescatar, según la hora, a unos hijos que tal vez aún no han podido desenvolverse como seres autónomos en un paseo por las calles de su barrio, a solas con sus amigos.

Madrid Central, con todas sus carencias, es una apuesta clara por intentar restringir el uso del coche y recuperar el derecho al espacio público y a la salud, al que las grandes ciudades parecen tener que renunciar por el simple hecho de ser eso, grandes.

«Madrid central solo debería ser la primera pieza del puzle».

Cualquier ciudad, por extensa que sea, podría funcionar casi sin coches si se estructura en áreas de prioridad peatonal con usos diversificados, conectadas por una red distribuidora, dotadas de una buena red de transporte público urbano e interurbano ligada a intercambiadores modales en los que se incluyan aparcamientos y gestionada de forma adecuada en la distribución de mercancías. Lejos de ceder ni un ápice, Madrid Central sólo debería ser la primera pieza del puzle.

Si pudiéramos acceder de forma eficiente a cualquier sitio en transporte público, en bicicleta o a pie ¿para qué querríamos tener un coche? Quizás la compleja ecuación de la regulación del tráfico se redujera al transporte de bultos y de personas con movilidad reducida.

«¿Actuamos para poder seguir viviendo en nuestras ciudades?».

El debate está servido ¿actuamos para poder seguir viviendo en nuestras ciudades, o esperamos a que un parque móvil en aumento incesante nos expulse de nuestros hogares? Las 93000 muertes prematuras que ha sufrido España en la última década por causa de la contaminación atmosférica no parecen ser un argumento suficiente para decantarnos por la primera opción. El calentamiento global o el espacio público cedido al almacenamiento y circulación de coches, cápsulas individuales que nos aíslan y protegen de pernicioso contacto con la sociedad, tampoco.

Desde un enfoque ligeramente racional, el debate no debería existir: emprenderíamos acciones legales y nos manifestaríamos contra las administraciones públicas que no velasen por nuestro derecho a la salud, al espacio público y la autonomía personal, especialmente vetada para la infancia, la vejez y las personas con problemas motrices, auditivos o visuales que viven en grandes ciudades, donde el mero hecho de cruzar una calle de seis carriles de circulación para ir a visitar a tu vecina es ya una proeza, o un motivo para renunciar a tan complicada empresa.

«El derecho a circular en coche, muy por encima del derecho a la seguridad o incluso a la vida».

Desde la óptica imperante en nuestros tiempos, sin duda mucho más racional que la anterior, un extraño nuevo derecho parece capaz de alienar a los anteriores: el derecho a circular libremente en coche, muy por encima del derecho a la seguridad o incluso a la vida de quienes son atropellados o mueren de forma prematura por la contaminación y el estrés generado por la circulación motorizada en las ciudades.

Aún así, tenemos suerte. Nada comparable la ocurrencia de Madrid Central con Oslo, que pretende eliminar en el centro de la ciudad los coche privados, incluso los eléctricos – esos grandes protagonistas de la movilidad del futuro que vendrán a salvarnos de atascos sucios con atascos limpios. No saben lo que hacen estos noruegos: caerán en picado las ventas de automóviles, que no serán sustituidos por la adquisición de otros bienes o por el disfrute de otras experiencias, cerrarán los comercios, porque los coches ya no entrarán a comprar en ellos y emigrarán sus habitantes a otras ciudades donde puedan vivir en medios ambientes más hostiles… bien visto, tal vez se produzcan migraciones masivas hacia nuestras ciudades, mucho mejor contaminadas, colapsadas e inhabilitadas para la ciudad.

Pontevedra, Vitoria o Barcelona, filosofía de Caminabilidad

En España son también notables los casos de éxito reconocido, como Pontevedra, Vitoria, Barcelona o Córdoba donde se está implantando una filosofía global de Caminabilidad, basada en el hecho indiscutible de que caminar es el modo de transporte más natural y propio del ser humano, por tanto el principal. Esta filosofía es compartida por la Red de Ciudades que Caminan, integrada por más de cuarenta municipios de España y Portugal. Estas ciudades ordenan, diseñan y regulan su espacio público de acuerdo con esta máxima de que el peatón es el actor principal de la escena urbana y el que más valor aporta al espacio público.

En definitiva, Madrid Central no es un caso aislado ni debería ser considerado una extrañeza injustificada, sino un primer paso en una línea de justicia social en la que ya llevan trabajando años multitud de ciudades de diferentes escalas y ámbitos geográficos. Si la administración local es capaz de aguantar las presiones de los primeros meses, y la prensa autointoxicada no nos enturbia la vista, pronto empezaremos a poder ver y valorar los resultados.


Compartir

Una respuesta a “Madrid Central y el derecho al espacio público, a la seguridad y a la vida”

Tu mirada COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad

  1. Estupendo artículo, en enhorabuena!
    Solamente una llamada de atención respecto a una expresión: » Quizás la compleja ecuación de la regulación del tráfico se redujera al transporte de bultos y de personas con movilidad reducida.»… ¿bultos de segunda las personas con movilidad reducida? ¿bultos que un cordial pq son autónomos?. Me ha sonado muy mal.
    Gracias