Madrid en el CIS, ¿Madrid en mayo?
La Mirada de Hugo Martínez Abarca

Madrid en el CIS, ¿Madrid en mayo?

El CIS deja un escenario muy abierto en Madrid, donde la mayoría se decantará por muy pocos votos.
10 abril, 2019
Hugo Martínez Abarca
Votación.
  • Elecciones autonómicas

La Mirada deHugo Martínez Abarca

Madrid en el CIS, ¿Madrid en mayo?

Hugo Martínez Abarca
Compartir

Cada vez que sale el CIS se produce un momento mágico: los partidos reniegan de él y explican que está al servicio del gobierno (desde mucho antes de Tezanos) mientras se ponen a diseccionarlo para orientar la campaña, modificar estrategias como si tomaran la encuesta por una foto hiperrealista del momento electoral. El CIS de ayer tiene dos virtudes: una, que a grandes rasgos ofrece la misma tendencia que el resto de las encuestas (supuestamente más independientes); y otra, que tiene una muestra tan alta que es la única que permite estudiar qué está pasando en cada territorio.

En la Comunidad de Madrid el CIS daba la posibilidad clara de que por fin no hubiera un gobierno de la corrupción y el odio tras 25 años de saqueo, recortes, chiringuitos, corrupción, alteración del resultado electoral, financiación ilegal… PP, Ciudadanos y Vox se quedarían a un escaño de poder gobernar salvo en el mejor escenario para ellos, que les daría una mayoría de un escaño.

Los datos de Madrid del CIS nos dicen que la Comunidad y el Ayuntamiento se decidirán por un puñado de votos.

Frente a un cierto pesimismo que ve en la llegada de la extrema derecha la perpetuación del PP en Madrid, el CIS nos dice que hay partida y que en Madrid todo se decidirá por un pequeñísimo puñado de votos.

Lo que tenemos en Madrid con el CIS (y con cualquier encuesta que se haga ahora) nos puede servir para intuir cómo van las cosas, pero las elecciones autonómicas y municipales son hoy una nebulosa impredecible.

En Madrid, además, influirá decisivamente la valoración de la gestión de Manuela Carmena y el partido de ella e Íñigo Errejón, Más Madrid.

En primer lugar porque en medio se producirá un terremoto electoral: las elecciones generales que lo cambiarán todo (generando ánimos y desmoralizaciones, cabreos y entusiasmos, nuevas mayorías o hipótesis de gobierno que asusten, entristezcan, entusiasmen…). En segundo lugar por la peculiaridad política y electoral de Madrid en la que hay dos factores unidos: los cuatro años de gobierno en el Ayuntamiento de Madrid de Manuela Carmena que generan un aplauso muy mayoritario (lo cual no quiere decir que sea electoralmente suficiente) y de su mano y la de Íñigo Errejón el partido Más Madrid que tednrá un evidente gran peso en las autonómicas y municipales y por tanto no puede ser detectado por el CIS de ayer.

Lo único que garantiza el CIS es que en la Comunidad (y sin duda en el Ayuntamiento) hay pelea y que la pelea va a estar ajustadísima. Que quien dé por perdido o por ganado el Ayuntamiento o la Comunidad se equivoca: muy pocos votos van a alterar la mayoría. Y, por tanto, el mayor enemigo que existe para Madrid es un momento andaluz: que los ciudadanos piensen que el resultado está cantado, se queden en casa, no animen a sus vecinos, familiares, etc a votar… y tengamos cuatro años de corrupción, recortes y odio.


Compartir