Un largo viaje de 205 días y 484 millones de kilómetros
La Mirada de Jorge Ruiz Morales

Un largo viaje de 205 días y 484 millones de kilómetros

Mañana 26 de noviembre a las 20:00 GTM, una nave de la NASA, Insight, aterrizará (o amartizará) en Marte.
25 noviembre, 2018
Jorge Ruiz Morales
Situación y despliegue de los instrumentos de Inshigt. Foto: NASA/JPL y elaboración propia.
  • Ciencia

La Mirada deJorge Ruiz Morales

Un largo viaje de 205 días y 484 millones de kilómetros

Jorge Ruiz Morales
Compartir

En muchas películas y novelas de anticipación científica, se ven cifras similares a estas. Sin embargo, esta vez es una realidad absoluta. Si todo va bien, mañana 26 de noviembre a las 20:00 GTM, una nave de la NASA, Insight, aterrizará (o amartizará) en Marte. La misión determinará si hay alguna actividad sísmica, medirá la cantidad de flujo de calor del interior, calculará el tamaño del núcleo de Marte y si el núcleo es líquido o sólido.

El viaje, que comenzó el 5 de mayo de 2018 y, tras 205 días y 484 millones de kilómetros, llegará a su destino.

Elegir un buen lugar de aterrizaje en Marte no es un asunto menor. Fijar el dónde, es fundamental para el éxito de la misión. El lugar debe ser lo suficientemente brillante y lo suficientemente cálido como para alimentar los paneles solares, mientras mantiene su electrónica dentro de los límites adecuados de temperatura durante todo un año marciano (23 meses terrestres). Hay que considerar que, como es un aterrizador (lander) de tres patas, no un rover, InSight permanecerá donde toque tierra.

La secuencia de entrada, descenso y aterrizaje también tiene cierta flexibilidad en el conocimiento del clima cambiante. El equipo de la misión recibirá actualizaciones meteorológicas diarias del Mars Reconnaissance Orbiter en los días previos al aterrizaje para que puedan ajustarse cuando se desplieguen los paracaídas de InSight y cuando use el radar para encontrar la superficie marciana donde aterrizar. Según manifiesta Tom Hoffman, gerente de proyectos de InSight en JPL (Jet Propulsion Laboratory). «Por primera vez, la evaluación de un lugar de aterrizaje en Marte tuvo que considerar qué había debajo de la superficie. Necesitábamos no solo un lugar seguro para aterrizar, sino también un espacio de trabajo que sea penetrable para nuestra sonda de flujo de calor de 5 metros de largo».

El equipo de la misión considera que el sitio de aterrizaje en Elysium Planitia es «el mayor aparcamiento en Marte”.

De los 22 lugares seleccionados se escogió Elysium Planitia, que tiene unos 130 kilómetros de largo y 27 kilómetros de ancho en el borde occidental de una extensión lisa y plana de una llanura de lava. Un lugar muy aburrido, sin ninguna montaña en horizonte ni ninguna roca destacable en el suelo cercano. Es por eso que el equipo de la misión considera que el sitio de aterrizaje en Elysium Planitia es «el mayor aparcamiento en Marte”.

Lugar de aterrizaje de InSight en la región de Elysium Planitia en Marte. Foto: NASA/JPL-Caltech

 

Si se consigue superar los primeros minutos de tensión, antes de posarse en suelo marciano, Inshigt pasará a la historia por ser la primera en estudiar el interior del planeta y los posibles “martemotos”. Al carecer de tectónica de placas, el planeta rojo lleva prácticamente inalterable más de 3.000 millones de años. Esta misión servirá no solo para entender su estructura interior, sino también para comprender los procesos que dieron forma a los planetas rocosos en el Sistema Solar, hace más de 4.500 millones de años. Podremos comprender porque la Tierra, Venus y Marte son tan distintos.

Hay dos instrumentos principales, aunque no los únicos. Uno de ellos es el sismómetro SEIS, el primero que se ubicará sobre la superficie del planeta. Con la ayuda de su brazo robótico, InSight lo colocará sobre el suelo y medirá el pulso de su interior, registrando cualquier movimiento. Es como una cámara que toma una imagen del interior de un planeta así que, en cierto modo, será como hacerle un escáner al interior de Marte.

El otro es el denominado HP3. Funcionará como un martillo neumático, perforará la superficie del planeta hasta una profundidad de cinco metros, algo que ningún instrumento ha hecho antes. La punta es de titanio y el percutor, de tungsteno. Una correa con sensores medirá la temperatura a diferentes profundidades.

Mars Insight desplegando el sismómetro (NASA)

España se convertiría en el primer país en tener operativas tres estaciones meteorológicas.

España participa con un instrumento que jugará un papel importante antes de que comiencen su trabajo los dos instrumentos principales. Es el denominado TWINS, desarrollado por el Centro de Astrobiología (CAB/CSIC-INTA), que recopilará datos previos sobre los vientos y temperatura marciana. Como indica Rodríguez Manfredi, investigador principal del instrumento, “TWINS y su equipo de científicos e ingenieros, con los datos ambientales en la mano, deberemos identificar los momentos exactos en los que los instrumentos han de ser cogidos por el brazo robótico y depositados sobre el suelo marciano. Las condiciones meteorológicas en esos momentos serán cruciales, y un despliegue adecuado será crítico para la posterior ciencia y funcionamiento de estos instrumentos”. Por lo que, si se dan las condiciones meteorológicas adecuadas, días después del aterrizaje comenzaremos a conocer algo mejor a nuestro vecino, el planeta rojo.

Está previsto que la misión dure alrededor de un año marciano, es decir, hasta noviembre de 2020. Si se prolongara, España se convertiría en el primer país en tener operativas tres estaciones meteorológicas: REMS en Curiosity, TWINS en InSight y la futura MEDA en Mars 2020.

Así que, mañana 26-11 20:00 GTM, Insight se unirá a las naves y vehículos robóticos que se mueven por el planeta rojo. Sobre el terreno están Curiosity, desde hace seis años, y Opportunity, desde enero de 2004. En el espacio orbitan las sondas de la NASA, Mars Odyssey, MRO y MAVEN; las europeas Mars Express Orbiter y ExoMars TGO y la india Mars Orbiter Mission.


Compartir

Deja un comentario