#PinchaColón, gana el Cambio
La Mirada de Ana Terrón

#PinchaColón, gana el Cambio

"Los que no quieren una convivencia armónica, con su falta de diálogo, nos han conducido a un enfrentamiento fraterno ya insoportable"
11 febrero, 2019
Ana Terrón
Manifestación de la derecha en Colón (2019) comparada con la del 8M en Atocha (2018).
  • Política

La Mirada deAna Terrón

#PinchaColón, gana el Cambio

Ana Terrón
Compartir

Los mismos que se opusieron al matrimonio LGTBI y al fin de ETA ayer volvieron a las calles. La instantánea de la fallida convocatoria ha constatado que sus banderas ya no son las de esta patria: la España de hoy es democrática y mira al futuro con valentía y sin miedo. Los reaccionarios que nos quieren arrebatar el color y la alegría para devolvernos al gris y a la resignación no podrán con nuestros anhelos de cambio y progreso.

El miedo del bloque de los de la España de ayer es tal que Cs y PP ya caminan, sin disimulo alguno, de la mano de la Falange, VOX y los neonazis de Hogar Social. La posibilidad de alcanzar el país que queremos, un país para todas, más social, feminista y sostenible les asusta. El pasado 8M triplicó la cifra de personas que ayer salieron a la calle. En junio echamos pa fuera lo malo al grito de “sí se puede” abriendo una oportunidad para comenzar a dibujar ese país de futuro que les hace temblar y ladrar nerviosos.

Recuperar las instituciones y ponerlas al servicio de la gente implica desalojarles y obligarles a renunciar a sus privilegios. El reto es de una envergadura que hasta los barones de las esencias de lo que ya no es, esos que fueron incapaces de imaginar el cambio y a los que les dolió celebrarlo porque nunca entendieron que todo cambió aquel 15 de mayo, no han tardado en aprovechar la oportunidad para obstaculizar con semejante ceguera que, quizás, les hubiese gustado haber desfilado ayer con la anti-España reaccionaria.

La crispación enroca, fortalece las esencias de las partes y enquista los problemas. Los retos que tenemos por delante son complejos y requieren altura de miras, amor a la patria y sentido común. De las elecciones andaluzas se aprende que es imprescindible fortalecer la capacidad de esbozar un futuro mejor para la gente que, frente al miedo, ilusione.

«Frente a quienes quieren dividir, pongamos distensión, diálogo y cooperación para unir».

No vale con haberlos echado, los recortes de Rajoy han asfixiado tanto a la gente que han convertido en una urgencia la aprobación de estos presupuestos generales que, que siguiendo la estela del 15M, son los más sociales de la última década. Los que no quieren una convivencia armónica, con su falta de diálogo, nos han conducido a un enfrentamiento fraterno ya insoportable. Hoy es una mayoría la que apela al sosiego y al dialogo por la convivencia, consciente de que, como en cualquier familia, los problemas solo se solucionan con cariño y hablando de todo con valentía.

Frente a quienes quieren dividir, pongamos distensión, diálogo y cooperación para unir, al tiempo que adoptamos medidas de progreso que den respuesta a las demandas de la gente. Por complejas que sean las dificultades, debemos seguir avanzando hacia ese país que queremos, el cambio no puede esperar.


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad