La urgencia de revisarse como hombre
La Mirada de Roy Galán

La urgencia de revisarse como hombre

Debemos reflexionar sobre nuestros comportamientos y ver si hay algo que puede ser que no estamos haciendo bien en relación con las mujeres
16 febrero, 2019
Roy Galán
Foto: EP.
  • Feminismo

La Mirada deRoy Galán

La urgencia de revisarse como hombre

Roy Galán
Compartir

A los hombres nos cuesta mucho revisarnos, hacer autocrítica, reflexionar sobre nuestros comportamientos y ver si hay algo que puede ser que no estamos haciendo bien, porque hemos aprendido a hacerlo de una manera concreta que es perjudicial para relacionarnos, por ejemplo, con las mujeres o porque nos hemos construido en base a un sistema que nos otorga una serie de privilegios por el hecho de ser hombres.

Igual que a las mujeres se las golpea, cosifica, maltrata y asesina por el hecho de ser mujeres

A los hombres no nos gusta que nos digan que hacemos las cosas mal, no queremos pensar que podemos estar actuando de forma incorrecta y por eso preferimos enfadarnos y echar balones fuera cuando alguien nos señala una actitud machista. Nos victimizamos así haciendo ver que otras personas nos están echando una bronca inmerecida, que nosotros no hemos hecho nada, que hay que ver cómo se ponen las mujeres, que son unas histéricas, unas locas, unas desquiciadas, unas exageradas, unas quejicas y unas feminazis.

Cuando a las mujeres les sobran los motivos para estar luchando.

A los hombres nos encanta ser alarmistas, decir que el mundo se va a la mierda solo porque vemos tambalear nuestro reinado sobre el mismo, que  ya no se puede ligar, ni echar un piropo, que qué puritanismo es este que va a acabar con la extinción de la humanidad, que qué tontería es esa del lenguaje inclusivo si tal y como está es perfecto.

Perfecto para los hombres, claro.

A los hombres se nos da muy bien separarnos del monstruo, hablar de locos para referirnos a los hombres que cometen actos machistas, desviar la atención diciendo que las mujeres más y mucho peor, aludir a las denuncias falsas, excluirnos del todo diciendo que “Not all men”, hablar del machismo en otros países, abrazar esa posverdad que viene a decir que ya el machismo está superado y que es cosa de otros tiempos.

Los hombres somos expertos en usar trampas mentales para no asumir nunca nuestra responsabilidad como parte del género humano y todo por no reconocer que podemos (y debemos) hacer las cosas mucho mejor. ¿O es que acaso los hombres hacemos todo lo que está en nuestras manos para que esa mierda y esa lacra de la sociedad llamada machismo termine de una vez por todas?

No.

Los hombres reímos las gracias machistas en el vestuario del gimnasio, nos unimos a los fuertes para atacar a los débiles y así demostrar nuestra virilidad, tenemos chats de WhatsApp poniendo puntuación a tías que nos follaríamos, usamos a las mujeres como trofeos conquistados que compartimos con los demás para que sepan que tenemos más que ellos, perpetuamos roles y estereotipos, ocupamos los espacios públicos, hacemos caso omiso al consentimiento o a la voluntad de las mujeres porque nos sentimos con total impunidad.

Porque siempre hemos dispuesto de las cosas ( y de las mujeres consideradas como cosas) y nadie nos ha tosido. Porque somos el crack, el fuera de serie, el puto amo, que es lo más porque mira todas sus proezas relacionadas con la fuerza física y con pasar totalmente de las tías y sus tonterías.

Porque somos el líder que ha de seguir toda la manada.

A los hombres nos cuesta mucho revisarnos pero es urgente y necesario hacerlo. Solo de esa manera, mirando en nuestro interior, haciendo memoria, escuchando a las mujeres de nuestro entorno, leyendo sobre feminismo, dejando nuestro ego de machitos a un lado, haremos que el futuro exista algo de sentido común.

Que dé igual si naces hombre o mujer o si transitas de un lado al otro.
Porque podremos construirnos, vivir y anhelar, en igualdad de condiciones.


Compartir

Una respuesta a “La urgencia de revisarse como hombre”

Tu mirada COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad