La Mirada de Roy Galán: Se acerca la primavera
La Mirada de Roy Galán

La Mirada de Roy Galán: Se acerca la primavera

Hoy es un día para recordarle al mundo desde las calles que esto del feminismo no es ninguna broma.
8 marzo, 2019
Roy Galán
Manifestación por el feminismo,
  • Feminismo

La Mirada deRoy Galán

La Mirada de Roy Galán: Se acerca la primavera

Roy Galán
Compartir

El feminismo no es una moda, no es un capricho, no es una opinión, no es algo que solo vaya con las mujeres. El feminismo incumbe a toda la humanidad porque el feminismo conlleva un cambio de paradigma, otra forma de pensar, una manera distinta de ordenar las cosas. El feminismo supone una transformación en la conciencia global que afecta absolutamente a todas las relaciones y vínculos, al hacer (y deshacer), a las formas de mirar y a las actitudes vitales. El feminismo es un medio para cuestionar lo injusto, un centro desde el que crear nuevas realidades, la única opción al alcance de los seres humanos para luchar contra esa lacra llamada machismo que aniquila y mata todos los días.

El feminismo lo cambia absolutamente todo y cuando lo entiendes ya no hay marcha atrás.

Es bastante sencillo: si te mantienes al margen del feminismo estás contribuyendo a la opresión machista, estás haciendo de este lugar un sitio  indudablemente más oscuro y peor. Porque el feminismo lo que hace ni más ni menos es traer la primavera al mundo. Es hacer que florezca toda esa tierra yerma que otros han querido confundir con los cuerpos de las mujeres. El Universo lo que hace es abrir una ventana al Universo para poder mirarnos  con distancia y que no nos dé vergüenza el reflejo. El feminismo viene a dignificar a toda la especie humana.

Por mucho que algunos pataleen, que se ofendan, que intenten desviar la atención para no perder privilegios, que hablen de peligro (cuando el único y verdadero peligro es el machismo), por mucho que algunos se queden inmóviles quejándose de que ya no se puede hacer nada, por mucho que se llenen de rabia porque el mundo se mueve y ellos son incapaces de hacerlo, por mucho que se lancen mensajes retrógrados cargados de odio, por mucho que quieran derogar, renombrar, decirles a las mujeres qué tienen o dejan de tener dentro o qué pueden o no pueden hacer con sus cuerpos, por mucho que se revuelvan y pongan el grito en el cielo, esta ola ya salió y nadie ni nada va a conseguir que se detenga.

Y es que gracias al feminismo el paisaje es ya otro.

Gracias a que hubo mujeres feministas que se plantaron delante de un caballo para reclamar su derecho al voto, hoy las mujeres pueden votar. Gracias a que las mujeres feministas salieron a gritar, hoy las mujeres pueden tener una cuenta bancaria, pueden trabajar, pueden ser independientes de sus padres o maridos. Gracias a que las mujeres feministas lo lucharon bien alto, hoy las mujeres pueden tomar píldoras anticonceptivas o llevar pantalones. Gracias a que el feminismo ha existido, hoy las mujeres son un poco más libres y han podido arañar algo a la desigualdad histórica entre hombres y mujeres.

Gracias a todas las mujeres que se opusieron, que fueron a la huelga, que pararon, que se resistieron, que se rebelaron, que no se quedaron calladas para conseguir algo para ellas y para todas las demás. Gracias a todas las que hoy en día lo siguen haciendo soportando que las insulten, las menosprecien, las excluyan, las tachen de locas, de exageradas, de histéricas, se les complique absolutamente la existencia, se las tilde de incómodas, se las rechace y se las cuestione una y otra vez por reclamar lo que es suyo y de las que vendrán.

Gracias a todas ellas la vida se abre paso sin pedir permiso ni perdón. Hoy es un día para recordarle al mundo desde las calles que esto del feminismo no es ninguna broma.

Que nunca las mujeres estuvieron más unidas y celebradas que ahora.

Y que lo que está por venir es todo esplendor.


Compartir

Deja un comentario