Avengers: Endgame

Avengers: Endgame

La salida a cines de la última película de Avengers, Endgame, establece unas buenas bases para discutir sobre física cuántica y viajes en el tiempo. ADVERTENCIA: Este artículo contiene spoilers
2 mayo, 2019
Jorge Ruiz Morales
  • Cine

Avengers: Endgame

Jorge Ruiz Morales
Compartir

La última película del mundo Marvel ha llegado a la cartelera, Avengers: Endgame. Al salir de verla, junto con mis hijos, se estableció una discusión muy interesante sobre la mecánica cuántica y los viajes en el tiempo. Hay mucho de Física y de mecánica cuántica en la película. ADVERTENCIA, este artículo contiene detalles sobre la trama de la película.

La misión de los Avengers, es nada más y nada menos que recuperar a la mitad de la población que Thanos había eliminado con un chasquido de sus dedos. Al Hombre Hormiga se le ocurre una solución que explica, un poco torpemente, que inicialmente parece descabellada, pero que será la solución a la misión: crear una máquina del tiempo. Y, es aquí, donde interviene la mente privilegiada de Iron Man.

La película está llena de principios científicos, empezando por los que cita el Hombre Hormiga. En un momento dado, este hace referencia a la “longitud de Planck”, una medida en la que por debajo de ella, el espacio deja de tener una geometría clásica. A esa escala, el tiempo y el espacio se comportan de manera distinta, así que eso les brinda una oportunidad.

Pero los Avengers, en su intento de viajar al pasado se enfrenta con un dilema clásico de la ciencia, la llamada “paradoja del abuelo”. Si viajas al pasado y consigues matar a tu abuelo, tu nunca habrías nacido, por lo que no podría viajar al pasado para matar a tu abuelo, ya que… Se entraría en un bucle perfecto. Pero la ciencia quizás pueda dar una respuesta a este problema. Gracias a las teorías de Einstein se sabe que los agujeros negros pueden deformar el tiempo y el espacio. Si los agujeros negros pueden hacerlo, quizás algún día también los humanos lo logremos.

Recientemente, investigadores del Instituto de Física y Tecnología de Moscú lograron que una computadora cuántica revirtiera un bit cuántico al estado que tenía una fracción de segundo en el pasado. En otras palabras, lograron que el tiempo fluyera hacia atrás.

En los universos paralelos, la “condición” del gato de Schrödinger origina un nuevo universo

Pero aún hay más. Los Avengers también se sumergen en otro problema que plantea la ciencia: la posibilidad de universos paralelos. En Física se la conoce como la Teoría de muchos mundos o mundos múltiples, de Hugh Everett. A nivel cuántico, un objeto se puede comportar como una partícula o una onda. Es decir, una partícula cuántica puede tener dos estados a la vez. Según esta Teoría, cualquier medición que se haga de un objeto cuántico origina que se cree un nuevo universo. Por lo tanto, el Universo se divide en dos para mostrar los dos posibles resultados de la medición.

El famoso caso del gato de Schrödinger, se comportaría de tal manera. Cada evento involucra una ramificación en el tiempo. El gato está vivo y muerto incluso antes de que se abra la caja, pero los gatos “vivos” y “muertos” están situados en distintas ramificaciones del Universo. Ambos son reales pero no pueden interactuar entre sí.

La cinta de moebius donde se puede subir hacia abajo o bajar hacia arriba.

Y mas. La brillante mente de Iron Man encuentra una idea extraordinaria y consigue diseñar lo que se conoce como “cinta de Moebius invertida”. Los matemáticos llaman a esta cinta, objeto de un solo lado, donde se da la paradoja de subir para abajo o bajar para arriba.

Así mismo, la cinta de Moebius es el símbolo de infinito, lo que hace que los Avengers, puedan usar el espacio y el tiempo en su lucha por triunfar sobre Thanos y salvar el Universo.


Compartir