El plan del Gobierno contra las pseudoterapias avanza, a pesar de Miguel Bosé

El plan del Gobierno contra las pseudoterapias avanza, a pesar de Miguel Bosé

La campaña #coNprueba, en el marco del plan para retirar las terapias sin base científica de todos los centros sanitarios, ha vuelto a ser objeto de polémica entre muchas de las personas que las practican a pesar de constituir un serio riesgo para su salud.
10 marzo, 2019
Gabriel Santiago Fuentes
  • Ciencia

El plan del Gobierno contra las pseudoterapias avanza, a pesar de Miguel Bosé

Gabriel Santiago Fuentes
Compartir

El Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, en colaboración con el Ministerio de Salud, Consumo y Bienestar social, en el marco del Plan de protección a la salud frente a las pseudociencias anunciado en noviembre del año pasado, ha lanzado una campaña llamada #coNprueba para concienciar de la importancia de los avances de la ciencia y el pensamiento crítico.

María Luisa Carcedo y Pedro Duque anunciaron, en la presentación de la campaña, 73 técnicas que pasan a ser catalogadas como pseudoterapias – entre las que encontramos el coaching transformacional, el masaje tibetano o la difícilmente olvidable orinoterapia – y otras 66 que pasarán a análisis para tomar una decisión, aunque tan solo porque existen estudios al respecto, no porque tengan probado ningún efecto beneficioso. Entre estas últimas podemos encontrar: acupuntura, homeopatía, flores de Bach, osteopatía, yoga y reiki, por citar algunas de las más populares.

El Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades realizará una auditoría sobre todos los títulos en el campo de Ciencias de la Salud que se ofertan en la Universidad.

Si bien no se han concretado medidas contra la práctica y publicidad de estas técnicas – algo que ha sido criticado desde colectivos favorables al plan del Gobierno -, Duque afirmaba en una entrevista para El Periódico que Lo que hay que hacer es conseguir pruebas. Nosotros hacemos informes que se puedan considerar periciales y así los jueces tendrán más herramientas”. También ha anunciado que su Ministerio realizará una auditoría sobre todos los títulos en el campo de Ciencias de la Salud que se ofertan en la Universidad, buscando que se proporcione una formación correcta y veraz.


MIGUEL BOSÉ Y LA INFLUENCIA DE LOS FAMOSOS

En respuesta a la campaña de #coNprueba, Miguel Bosé – en un tuit fuera de toda lógica – ha afirmado sobre Pedro Sánchez “ahora te vendes al lobby farmacéutico”. No tardaron en llover las críticas, pero también se pueden leer muchos alegatos en defensa de la existencia de una conspiración en torno al mundo de la medicina y de la ciencia en general. Si a la escasa audiencia que tiene la divulgación científica de calidad le sumamos declaraciones pseudocientíficas de personas famosas – cuyas palabras tienen mucho impacto -, lo que nos queda es un grave problema de salud pública.


El sesgo de confirmación que muestra Miguel Bosé – que ve al conjunto de empresas farmacéuticas y sus intereses, pero no el de las empresas que se lucran con sus supuestas alternativas – no es una excepción en el mundo de la televisión. Ana Rosa Quintana calificó la medida aprobada por el gobierno de “desmesurada” ya que, según sus palabras, “tanto la acupuntura como la homeopatía son ciencias milenarias”, lo cual es un argumento absurdo si partimos de la base de que la medicina basada en la evidencia científica – que es la que ha demostrado ser más efectiva – cuenta con aproximadamente un siglo de vida.

Mercedes Milá defiende las dietas milagro con argumentos tan perspicaces como decirle “usted está gordo” al bioquímico valenciano J.M. Mulet cuando este le explicaba que sus afirmaciones carecen de base científica. Un comportamiento racional ejemplar. Bertín Osborne es el firme defensor de una pseudoterapia de los años 50 para personas con daños cerebrales llamada Doman-Delacato y en TV podemos ver personajes como Mariló Montero asegurando que oler limones previene la aparición de cáncer, Javier Cárdenas defendiendo la falsa relación entre las vacunas y el autismo o Txumari Alfaro, naturópata que defendía la infundada creencia de que se puede curar todo tipo de enfermedades con alimentos. La lista es mucho más larga, pero parecen suficientes casos para ilustrar el problema.


LOS EFECTOS DE LAS PSEUDOTERAPIAS SOBRE LA SALUD PÚBLICA

Si bien la gente que defiende activamente las pseudoterapias no es muy numerosa, sí existen muchas personas cuya postura es equidistante, presumiendo que se trata de algo inocuo que entra dentro del ejercicio de la libertad. Nada más lejos de la realidad. Ni es libertad el tomar decisiones en base a información falsa, ni se trata de algo inocuo.

La acupuntura puede conllevar complicaciones tales como infecciones, perforaciones pulmonares, aumento de dolor o incluso la muerte.

Más allá de casos conocidos como el de Steve Jobs, que murió a causa de un cáncer de páncreas operable por preferir tratarse con una pseudoterapia, el primer informe sobre fallecidos a causa de las pseudoterapias – elaborado por la Asociación para Proteger al Enfermo de las Pseudoterapias (APEP) – concluye que estas prácticas probablemente causen más de mil muertes anuales en nuestro país, sin contar los perjuicios económicos. El propio informe reconoce la falta de estudios en España para poder valorar el caso con mayor certeza, llamando a una mayor implicación por parte de los organismos oficiales.

El ejemplo de la homeopatía, de la que se dice mucho eso de que nada malo hace, es muy claro. Una revisión sistemática de casos publicada en el International Journal of Clinical Practice muestra la existencia de 1159 casos de pacientes con efectos adversos causados de forma directa por productos homeopáticos. También sucede con la acupuntura – a pesar de que incluso publicaciones rigurosas como Maldita Ciencia puedan afirmar lo contrario -, práctica que puede conllevar complicaciones tales como infecciones, perforaciones pulmonares, aumento de dolor o incluso la muerte.

Durante el último siglo, el pensamiento crítico, la ciencia y la tecnología han llevado la esperanza de vida en España de los 35 a los 82 años.

Galicia acaba de dar un primer paso al anunciar la prohibición de matricular a niños y niñas sin vacunar en las guarderías. De momento solo Melilla sigue el mismo camino, pero sin duda es una acción necesaria para preservar nuestra salud y evitar casos como el del niño de Olot, primer caso de Difteria en España desde 1987, a quien sus padres no vacunaron. El vídeo de la campaña lo deja claro: en el paleolítico nuestra esperanza de vida era de 32 años, en la España del 1900 era ligeramente inferior a los 35. Durante el último siglo, el pensamiento crítico, la ciencia y la tecnología han llevado la esperanza de vida en España por encima de los 82 años.

Es cuestión de Estado estudiar estas irresponsabilidades y estafas, así como actuar contra ellas. Las creencias personales merecen respeto, pero en el momento en el que afectan a terceras personas salen de ese ámbito para entrar en el público. El caso de las pseudoterapias claramente es un problema de salud pública y debe ser abordado desde la objetividad de la evidencia científica, un sistema para toda la sociedad no puede estar basado en las creencias de una parte.


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad