Las estafas en las rebajas

Las estafas en las rebajas

8 de cada 10 personas detectan falsos descuentos, trampas y reetiquetados en este periodo.
2 enero, 2019
Laura M. Coronel
  • Economía

Las estafas en las rebajas

Laura M. Coronel
Compartir

Aunque tradicionalmente las rebajas de enero empezaban el día 7, son muchas las tiendas que han adelantado estos descuentos (entre ellas Asos, Mango, H&M y El Corte Inglés). Hasta finales de marzo los consumidores podrán encontrar auténticas gangas y miles de productos rebajados, pero no todo es tan bonito como parece.

Durante años muchos usuarios han compartido por redes sociales imágenes donde se pueden observar trampas y reetiquetados en distintos comercios con el fin de alertar a los demás. De hecho el año pasado FACUA publicaba una encuesta en Twitter donde un 84% de los participantes detectaron descuentos falsos.

Son muchas las estrategias que utilizan las empresas, como una subida de precio a última hora para poder aumentar el porcentaje rebajado, llegando incluso al 70% (aunque luego siga siendo el mismo precio). Carteles gigantes anunciando los descuentos con una letra diminuta que pone “desde”,  no separar de forma clara los productos rebajados de los que no lo están o fabricar exclusivamente artículos para este periodo de rebajas (reduciendo el coste de producción y aumentando las ganancias).

Como explica la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), «la Ley de Comercio Minorista establece que los productos deben haber formado parte de la oferta habitual del establecimiento durante al menos un mes y su calidad ha de ser la misma que antes de estar rebajados». Comprobar esto es una tarea complicada, ya que las inspecciones suelen realizarse durante las mismas rebajas (sobre todo en los primeros días), por lo que es muy difícil saber si el producto que tiene un descuento inventado es reciente o lleva meses en la tienda.

Por desgracia, la ley no impone el porcentaje de descuento mínimo que ha de tener el producto para anunciarse como rebaja, pero sí es obligatorio señalar ambos precios (el original y el rebajado) y es aquí donde más fácilmente se puede evidenciar la estafa.

Por todo esto varias asociaciones de consumidores alertan  de estas prácticas y ofrecen algunos consejos:

– Hacer una lista previa antes de salir: de esta manera evitamos compras impulsivas e innecesarias.

– Fijarnos en que los objetos rebajados deben mostrar su precio original junto al rebajado: como hemos comentado todos los productos deben indicar de forma clara el porcentaje de la rebaja.

– Conservar la factura o ticket de compra: será necesario para cualquier posible cambio, devolución o reclamación. En compras online el consumidor tiene el derecho de desistimiento, por lo que durante un plazo mínimo de 14 días naturales desde la recepción del producto puede dejar sin efecto la compra sin penalización (exceptuando productos a medida o personalizados). En tiendas físicas las devoluciones se realizan del mismo modo que en otras fechas.

– Reclamar si es necesario: los consumidores pueden exigir la hoja de reclamaciones que siempre tiene que estar a disposición en todos los establecimientos. No tenerla o negarla será motivo de sanción.

– No dejarnos llevar por la publicidad: por muchos carteles gigantes, luces y precios atractivos debemos ser conscientes de que esos ambientes nos incitan a comprar cosas que no necesitamos por lo que nos invitan a consumir de manera inteligente y no dejarnos llevar por las «gangas».

 


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad