Ondas wi-fi, móviles y microondas: ningún riesgo para la salud

Ondas wi-fi, móviles y microondas: ningún riesgo para la salud

El Tribunal Superior de Justicia de Aragón ha ratificado una sentencia que reconoce la electrosensibilidad como accidente de trabajo
2 febrero, 2019
Gabriel Santiago Fuentes
  • Ciencia

Ondas wi-fi, móviles y microondas: ningún riesgo para la salud

Gabriel Santiago Fuentes
Compartir

El 6 de julio de 2016, el conocido como síndrome de electrohipersensibilidad (EHS) fue reconocido como causa de incapacidad permanente laboral por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Aunque ya existían precedentes legales del EHS, siempre había sido ligado a otros síndromes como el de fatiga crónica. Fue la primera vez que se consideró este padecimiento como causa principal de una incapacidad, lo que ha llevado a la reciente sentencia similar en Aragón.

Mientras la justicia avanza en el reconocimiento de este síndrome, la comunidad científica advierte de que sus fundamentos no se sostienen, puesto que sus supuestos causantes – las ondas wi-fi, antenas móviles o microondas, entre otras ondas de baja frecuencia – no poseen la capacidad de afectar negativamente a la salud. Nadie duda de que los síntomas sean reales, sino de que su origen sea el que se le atribuye.

El EHS está caracterizado por una serie de síntomas no específicos sin aparente base toxicológica o psicológica

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el EHS está caracterizado por una serie de síntomas no específicos sin aparente base toxicológica o psicológica. También advierte que, tras numerosos estudios rigurosos, se ha podido comprobar que las personas con EHS no tienen una mayor sensibilidad para advertir la presencia de ondas de baja frecuencia, así como no se ha podido demostrar una relación entre la exposición a estas y ningún problema concreto de salud, tampoco cáncer o infertilidad.

ONDAS DE BAJA FRECUENCIA

Este tipo de ondas se encuentran entre las ondas no ionizantes, nombre que reciben dada su incapacidad para arrancar un electrón de la capa externa de un átomo – formando así iones, es decir, átomos con carga eléctrica – y romper enlaces a nivel molecular. Sabemos también – porque ha sido estudiado a fondo – que cuando no hay efectos visibles a nivel molecular, no hay efectos sobre la salud, algo que también nos sirve para desmontar uno de los principios sobre los que se sostiene la homeopatía. La conclusión lógica desde el punto de vista médico ante el EHS, promulgada por la OMS, es centrar el tratamiento en paliar los síntomas y no en la percepción de una necesidad de evitar las ondas de baja frecuencia.

Basta saber que la radiación del espectro de luz visible es más potente que la de los microondas o el wi-fi

Como suele ser habitual, las personas que defienden la existencia de peligros para la salud por parte de dichas ondas, esgrimen algunos estudios – obviando muchos otros – que les otorgan la razón. Sin embargo, sus resultados no son consistentes con el resto de estudios y los metaanálisis muestran que no hay evidencia científica al respecto. Basta saber que la radiación del espectro de luz visible es más potente que la de los microondas o el wi-fi, marcando la frontera con las ondas que sí son ionizantes – y por lo tanto peligrosas – como la radiación solar o los rayos X.


EFECTO NOCEBO

Si los síntomas son reales, pero no se deben a la exposición a ondas de baja frecuencia, ¿entonces a qué se deben?. La ciencia lo explica – aunque no se comprende del todo cómo funciona – con el efecto nocebo, el opuesto del más conocido efecto placebo. Se trata de efectos negativos causados por causas tan diversas como la percepción de un falso peligro o las expectativas negativas sobre un tratamiento. Al igual que el efecto placebo explica que una persona tratada con una pastilla de azúcar pueda experimentar efectos positivos, el efecto nocebo explica que también experimente malestar en algunas ocasiones.

Los mitos y creencias sobre la salud pueden ser un factor perjudicial para esta, algo que precisamente nos lleva a la necesidad de deconstruir este aprendizaje

Así, los mitos y creencias sobre la salud pueden ser un factor perjudicial para esta, algo que precisamente nos lleva a la necesidad de deconstruir este aprendizaje para evitar algo que es muy real: el sufrimiento de las personas afectadas. Entre los estudios que abordan este efecto se pueden ir sacando algunas conclusiones, entre las que merece la pena destacar que las alarmas informativas pueden aumentar y hasta causar ciertos síntomas o que, siempre en los casos más extremos, puede llegar a matarte. Esto sugiere que sí podrían relacionarse los síntomas atribuidos al EHS a una cierta base psicológica, siempre alejada de cualquier interacción con las ondas no ionizantes.

Si existe un consenso sobre el caso del EHS, es la necesidad de paliar el sufrimiento de la personas que dicen sufrir a causa de las ondas de baja frecuencia, pero no cabe duda de que la mejor forma para hacerlo es dedicando recursos a investigar otras posibles explicaciones que nos ayuden a comprender – y por lo tanto a evitar – lo que se podría denominar como una enfermedad falsa con pacientes reales.

 


Compartir

13 opiniones en “Ondas wi-fi, móviles y microondas: ningún riesgo para la salud”

Tu mirada COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad

  1. That is very attention-grabbing, You are an excessively skilled blogger. I have joined your rss feed and sit up for looking for more of your magnificent post. Additionally, I’ve shared your site in my social networks!

    https://aa-abogados.com/

  2. You actually make it seem so easy with your presentation but I find this matter to be actually something which I think I would never understand. It seems too complicated and extremely broad for me. I am looking forward for your next post, I will try to get the hang of it!

    https://www.ancesa.com/

  3. Los jueces no han reconocido nada. Solo han dicho que según los informes médicos esa persona no está en condiciones de trabajar. Que un médico le ponga un nombre bonito en el titular del informe no quiere decir que exista. Lo que se indica en los informes es que las personas est´án tan obsesionadas que no est´án en condiciones de trabajar. Es un problema psicosomático.