PrEP: el método para prevenir el VIH que no espera al Gobierno, pero lo necesita
Invitado

PrEP: el método para prevenir el VIH que no espera al Gobierno, pero lo necesita

Cada vez más utilizado en España, Sanidad pospone la aprobación de este tratamiento hasta 2020.
4 noviembre, 2018
Arturo Tena
Foto: Enrique Esturillo
  • Salud

PrEP: el método para prevenir el VIH que no espera al Gobierno, pero lo necesita

Arturo Tena
Compartir


Carlos toma una pastilla a diario para prevenir el contagio del VIH. Ha sido un largo camino. Siempre interesado en temas de salud sexual, se enteró, hace más de un año, de la existencia de una terapia de prevención del virus llamada PrEP (profilaxis pre-exposición) que estaba empezando a hacerse conocida por su eficacia entre la comunidad gay y trans española. Varios estudios confirmaban que bloqueaba la infección en más del 90% de los casos en relaciones sexuales y del 70% por drogas inyectables. Porcentajes muy relevantes en un país donde hay más de 145.000 personas que viven con VIH y donde se registran más de 3.500 nuevos casos de infección al año, según un informe de The Economist Intelligence Unit. Tras leer algunos artículos y comprobar la desinformación general sobre el asunto, Carlos decidió ponerse a investigar a fondo: analizó publicaciones científicas y valoró, largo y tendido, las ventajas y desventajas del tratamiento con la ONG por los derechos LGTB con la que colabora.

Un año después de empezar este proceso, Carlos se decidió a dar el paso y compró el medicamento por Internet. Para muchos, comprar Truvada -el nombre comercial del fármaco- por 400 euros al mes desde páginas extranjeras online es la única manera de hacerlo. En España, solo se permite suministrar la PrEP a través de una prescripción hospitalaria y estudios clínicos limitados. La situación es diferente en otros países: Francia, Noruega y Bélgica son el ejemplo europeo de que se puede costear, integral o parcialmente, la PrEP a través de la sanidad pública. En Reino Unido, su Tribunal Superior de Justicia aprobó el pasado 18 de septiembre la legalización de la venta de las versiones genéricas del fármaco. Estados Unidos lo comercializa con receta directamente por alrededor de 1.500 euros o dentro de sus seguros privados desde 2012.

Carlos lleva poco tiempo con el tratamiento, pero asegura que no ha tenido efectos secundarios hasta el momento. Los más comunes al principio, los gastrointestinales, no han aparecido en su cuerpo. Explica que se hizo un chequeo renal previo y que se hará un análisis de este tipo cada tres meses, que es la recomendación médica habitual, para comprobar que todo está bien y que puede seguir con la PrEP. Es muy disciplinado en este asunto. Para él, el mayor problema de que en España no se haya implementado todavía es que hay gente que la toma mal y no está accediendo a los controles médicos necesarios. El fármaco se puede consumir a través de genéricos más baratos y de dudosa calidad, sin las dosis recomendadas y sin el seguimiento necesario para garantizar la buena salud tanto del que la toma como del que pueda estar en contacto.

“La gente quiere informarse y estar segura”

“Las personas que toman PrEP, en general, son muy responsables a la hora de seguir el tratamiento”, sostiene, en cambio, Ferran Pujol, fundador y director de un centro pionero de información, promoción y suministro: el BCN PrEP-Point.  Desde estas instalaciones, un equipo de médicos y profesionales de la salud dispensan el medicamento y dan cobertura a más de 500 personas de las alrededor de 700 que forman parte de un estudio de la PrEP en España. Ellos lideran este tipo de centros comunitarios, que existen también en Madrid, Valencia, Vigo y San Sebastián. “La visión banal que a veces se da de descontrol con respecto a la PrEP no es real, la gente quiere informarse y estar segura”, dice Pujol.

El Prep-Point, vinculado al original BCN Checkpoint, espacio comunitario de detección del VIH, recibe cada vez más personas en busca de información y asistencia: “No hay día que no aparezcan nuevos usuarios de la PrEP y se está convirtiendo en un problema. Tememos no poder abarcar el total de la demanda”, explica Pujol. El centro no recibe ningún tipo de financiación pública en ninguno de sus 3 estudios, incluido el público, y están cubriendo el aumento de personas en el programa con el altruismo de sus profesionales. Ellos dan cobertura a los que están en los estudios, pero también a las personas que llegaron tarde a los mismos y tienen que comprarlo por su cuenta, tal y como le pasó a Carlos.

“En Sanidad están siendo muy cortos de miras”

El Gobierno de España, a través del Ministerio de Salud, sigue sin tomar la decisión que este número creciente de personas esperan: la implementación estatal de la PrEP. Eso no ocurrirá, por lo menos, hasta principios de 2020, según fuentes del Ministerio recogidas por el PrEP-Point. El porqué está en un estudio de factibilidad de la medida puesto en marcha por el Ministerio a finales de 2017. Ahora el Gobierno ha decidido, de forma unilateral, extender 52 semanas más la investigación en Valencia para incrementar el número de participantes en el estudio. Para Pujol, la del Ministerio es “una excusa bastante decepcionante y moralmente cuestionable”. Jesús Grande, presidente del colectivo LGTB COGAM, achaca la posición del Gobierno a un cortoplacismo económico: “Están siendo muy cortos de miras. No piensan que puede ser más rentable asumir el coste de prevenir el VIH que pagar un medicamento antiviral de una persona ya infectada”.

Mientras, los referentes siguen estando fuera. El modelo más citado es el de Reino Unido, y, más concretamente, el de la Clínica de Dean Street en el Soho de Londres. Trabaja directamente con la comunidad y facilita directamente Truvada e, incluso, vende la versión genérica recién aprobada por un precio más asequible. Es una orientación de la estrategia más comunitaria y menos clínica. El éxito del tratamiento está en el que la persona medicada tenga un seguimiento y pueda retenerlo. Pujol asegura que tener que acudir un hospital a una determinada hora y perder una mañana cada 3 meses es un impedimento para el paciente y también para la propia infraestructura del hospital: “Es viable fomentar desde las ONGs un centro comunitario específico del VIH que de esa respuesta”.

La necesidad de aprobación de la PrEP y, sobre todo, la accesibilidad y promoción que conlleva, es ya una reclamación de consenso entre activistas LGTB, expertos y profesionales sanitarios. El Gobierno, sin embargo, tardará más de un año en mover ficha hacia la reducción del porcentaje de nuevas infecciones por VIH  que, según un estudio del Centro Sandoval de Madrid, podría ser hasta del 38,2% con esta terapia.


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad